Gran parte de la planta hotelera de Mallorca abrió sus puertas en la primera quincena de marzo del pasado año, pero en 2019 lo harán a finales de abril. Esto hará que la temporada este ejercicio no llegue a los ocho meses por vez primera desde 2015. | ARCHIVO

52

La caída del turismo alemán, británico y nórdico, unido al hecho de que la Semana Santa cae este año en la segunda quincena de abril, provocará que el inicio de la temporada turística se retrase mes y medio respecto al pasado año, según señalan desde la Agrupación de Cadenas Hoteleras de Balears (ACH).

«No hay demanda y ello provocará que muchos establecimientos retrasen hasta mayo su apertura. La evolución de los mercados emisores no está respondiendo a las expectativas y las empresas actuarán en consecuencia. Ni siquiera con ofertas reaccionan el mercado británico, alemán y nórdico», señala el presidente de la ACH, Gabriel Llobera.

Otro factor que incide de forma negativa es que la Semana Santa cae este año en la segunda quincena de abril, lo que propicia todo un mes de marzo sin demanda, coyuntura que se repetirá en la primera quincena de abril.

«Esto provocará que haya establecimientos que opten por no abrir en Semana Santa o lo hagan a principios de mayo con los cupos contratados con los touroperadores», añade Llobera.

Noticias relacionadas

El pasado año, gran parte de la planta hotelera de Mallorca comenzó su actividad a principios de marzo porque la Semana Santa tuvo lugar en la última semana y todavía la demanda vacacional extranjera se comportaba de forma positiva, pese a la incipiente competencia de Turquía, Egipto y Túnez.

Impuesto

En la pasada feria de Fitur-Madrid, finales de enero, las asociaciones hoteleras de Mallorca, Menorca y Eivissa mostraron su inquietud y preocupación por cómo estaban evolucionando los niveles de reservas en Alemania, Reino Unido y Escandinavia.

Ante esta coyuntura adversa, tanto la Agrupación de Cadenas como las asociaciones empresariales de las Islas piden al Govern que se replantee este año el volver a duplicar el cobro del Impuesto de Turismo Sostenible, la ecotasa, durante los meses de temporada alta.

La respuesta de los destinos competidores ha sido rebajar precios, ofrecer todo tipo de incentivos y negociar con las aerolíneas subvenciones por ocupación de asientos.

Los hoteleros de Mallorca, especialmente, van a registrar buenas ocupaciones en mayo y junio gracias a los contratos firmados en garantía con los touroperadores extranjeros y por las ofertas anticipadas (early bookings) que están realizando en estos momentos en el Reino Unido y Alemania.

El problema radica en que ni con descuentos del 20 % logran captar las reservas de otros años por estas fechas, de ahí las previsiones negativas que tienen para 2019 respecto a 2018.

«Será una temporada aceptable, pero hay muchas incertidumbres que no benefician en nada a Balears, como el ‘Brexit’ en el Reino Unido y la debilidad de la economía alemana», señalan de las patronales hoteleras de Mallorca, Menorca y Eivissa-Formentera.