Vista de la casa de 'El Ico' antes de su derribo. | Alejandro Sepúlveda

9

La calma volvió este miércoles a Son Banya, donde a las 9.30 horas se reanudaron los derribos, esta vez de cinco viviendas de la calle Cuatro afectadas por órdenes judiciales de desalojo y cuyos moradores no han podido acogerse a las ayudas municipales al tener otros recursos, según el Ajuntament. La jornada transcurrió sin incidentes. Una de las casas derribadas este miércoles ha sido la de 'El Ico'.

La presencia policial en el poblado era mayor que otros días, alrededor de 30 policías nacionales y otros tantos locales.

La regidora de Seguretat Ciutadana, Angélica Pastor, explicó que el refuerzo de seguridad se debió no solo a los altercados del miércoles de la semana pasada y de los incidentes este mismo martes con algunos medios de comunicación, sino también a que una de las casas que se iba a empezar a derribar es de Francisco Fernández Cortés, ‘El Ico’, que es hijo de ‘La Paca’, exmatriarca del poblado y que durante años fue la principal narcotraficante de Palma. ‘La Paca’ se dejó ver en el asentamiento, cuando regresó conduciendo su coche después de hacer unas compras.

Noticias relacionadas

El interior de la vivienda contrasta con la degradación de la fachada exterior. Se pueden apreciar habitaciones reformadas y decoradas. El azul es el color predominante en la mayoría de estancias. Y en las paredes también hay varios motivos florales pintados.

Derribos

Como en semanas anteriores, los miembros de la comisión judicial comprobasen que las cinco viviendas afectadas estaban vacías, aunque algunos de sus propietarios llegaron a Son Banya minutos después para recoger algunos efectos personales. También entregaron las órdenes de desahucio a las familias a las que la semana que viene les tocará dejar sus casas.

«De aquí al viernes, esperamos demoler las cinco casas», subrayó Pastor. «Si todo está en orden, empezaremos la próxima semana con 15 demoliciones efectuadas, de las 45 que hay en total», precisó.