El tráfico se ha reducido un 70 % en Antoni Maura tras la prohibición del giro. | Jaume Morey

36

El Pacte quiere poner freno a los excesos de velocidad en Palma y aumentará el número de radares para controlar la velocidad. La regidora de Seguretat Ciutadana, Angélica Pastor, explica que ya han reparado el coche radar que se estropeó el año pasado, provocando un descenso de las multas por exceso de velocidad. Se pasó de las 13.662 interpuestas en 2016 a las 11.436 del ejercicio 2017. Además, la regidoria de Seguretat Ciutadana ha comprado tres radares móviles, que se pondrán en funcionamiento en breve; cuando termine el proceso de formación de los policías. También han reparado ya el ‘multacar’, que el pasado ejercicio estuvo averiado. Esto se tradujo en un descenso de las multas, ya que en 2016 puso 579 y en 2017 solo 176.

Por su parte, la regidoria de Mobilitat tiene previsto instalar cinco radares móviles en los semáforos, cuando se adjudique el nuevo contrato del servicio de mantenimiento de las instalaciones de regulación del tráfico urbano. El regidor de Mobilitat, Joan Ferrer, señala que se pondrán en los puntos negros de la ciudad y se irán modificando cuando lo consideren necesario.

Pastor y Ferrer insisten en que el objetivo de estas medidas no es recaudatorio, si no que persiguen evitar los excesos de velocidad para garantizar la seguridad de los ciudadanos. Ferrer añade que lo mismo sucede con el aumento de multas que se ha producido en 2017; exactamente del 18,68 %. El motivo principal de este incremento son los Acires, ya que las denuncias en estas zonas han aumentado un 45,63 %. Ferrer argumenta que esta subida está motivada porque en 2017 la medida se aplicó todo el año. La prohibición del giro en Antoni Maura se empezó a sancionar a finales de agosto de 2017 y los Acires de Santa Eulàlia y Montisió a finales de noviembre de 2017. El edil de Mobilitat pensaba que el incremento sería más alto y prevé que en 2018 se reduzcan las multas, si el tráfico se mantiene estable, porque los ciudadanos ya habrán interiorizado las restricciones. «La medida es positiva porque no se ha tenido que reconducir el tráfico ni cortarlo, como pasaba antes con la operación nube, y el transporte público ha podido seguir circulando por la zona. Además, el tráfico se ha reducido un 70 % en Antoni Maura», destaca.

Seguretat Ciutadana también ha puesto en marcha una campaña de control de las ITV y los seguros; ya ha puesto multas por valor de 172.800 euros.