Francina Armengol junto a a otros participantes en la Escuela de Buen Gobierno del PSOE.

5

La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, ha asegurado que cada territorio tiene sus diferencias «y no pasa nada» y, por tanto, el modelo de financiación autonómica exige respetar la singularidad y compensar a los territorios con un régimen especial.

«Todos los socialistas defenderemos con fuerza nuestros territorios pero también lucharemos para que el nuevo sistema permita que toda la ciudadanía de España pueda acceder a los mismos servicios públicos», ha defendido, ha informado el PSIB en un comunicado.

Durante su participación en la Escuela de Buen Gobierno del PSOE, Armengol ha defendido las políticas llevadas a cabo esta legislatura en Baleares, poniendo «a las personas en el centro de la política» y recuperando derechos y servicios públicos,

«Donde tenemos la oportunidad de gobernar, estamos mejorando la vida de la gente», ha recalcado y ha comparado la recuperación en Baleares de las tarjetas sanitarias para todos «mientras el Gobierno de Rajoy elimina la sanidad universal y pone copago a los pensionistas».

La líder socialista también mencionó la contratación de más profesores y la puesta en marcha de renta social garantizada, el aumento de las plazas para dependientes, el anteproyecto de ley de cambio climático de las islas -«para olvidarnos de los combustibles fósiles y que en 2050 Baleares tenga el 100 % de energías renovables»- y las medidas para combatir la violencia de género.

Armengol ha criticado la actitud del Gobierno en el plan de vivienda planteado esta semana porque «utiliza criterios de reparto del año 92, sin tener en cuenta que las islas han crecido un 25 %».

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, ha acusado hoy al Gobierno de Mariano Rajoy de intentar chantajear a los barones socialistas despejando el tema de la financiación a cambio de que éstos presionaran a la dirección del PSOE y conseguir el apoyo socialista a los presupuestos.

En una mesa redonda en el marco de la Escuela del Buen Gobierno del PSOE, en el que también han participado los presidentes de Aragón, Baleares y Extremadura, los barones socialistas se han mostrado pesimistas respecto a que en el corto plazo haya una reforma del sistema de financiación y han asegurado que el Gobierno de España carece de «voluntad política» para acometerla.

En su intervención, García Page ha sido rotundo y ha dejado muy claro que los presidentes autonómicos socialistas «no van a aceptar chantajes», ni del Gobierno ni del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
García Page ha insistido en que «todos los que estamos aquí hemos recibido mensajes permanentemente, por arriba y por abajo, para que presionáramos a la dirección del PSOE» y a cambio el Gobierno despejaba la negociación del nuevo modelo de financiación.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha explicado que para que un nuevo sistema tenga éxito necesita «más aportación de dinero» y ha dicho tener «serias dudas» de que el Ejecutivo quiera poner más recursos.
Lambán también ha lamentado que las comunidades autónomas se hayan lanzado a una carrera de rebaja de impuestos por razones electorales y ha asegurado que con esta política se está perdiendo legitimidad para reclamar al Gobierno una reforma.

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha admitido que será difícil que haya un nuevo modelo, pero habrá que intentarlo «en los próximos meses».

Y ha reconocido que cuando falte un año para las elecciones, «nadie va a meterse a negociar un modelo que tenga vencedores y vencidos» y ha pedido que se entre en un proceso de «mejorar lo que hay». Además todos los barones han reprochado al Gobierno que no haya espacios autonómicos para la cooperación y quien legisla sobre competencias no habla con las autonomías.

Por eso, han considerado «ilógico» en la España democrática que el Gobierno sea incapaz de negociar, de ver en perspectiva y de buscar soluciones conjuntas.