Las terrazas de Platja de Palma tendrán menos espacio la próxima temporada turística. | Jaume Morey

5

Vecinos y restauradores han logrado llegar a un acuerdo sobre las terrazas que habrá en la Playa de Palma. En concreto, en la zona más residencial las terrazas perderán 2 metros y pasarán de ocupar 3,90 metros a 1,90 metros. De este modo, desde las fachadas a las terrazas se reservan dos metros para los peatones.

En la zona más turística, desde la calle Perla hasta el Palma Aquarium, los vecinos han aceptado la contrapropuesta de los restauradores para que las terrazas puedan ocupar más espacio. Exactamente, podrán disponer de 2,70 metros, se trata de 0,8 metros más que lo previsto en la propuesta del Ajuntament; los peatones tendrán dos metros de paso.

El presidente de la Agrupació Ciutat de s’Arenal, Biel Barceló, explica que han aceptado la contraoferta que han realizado los restauradores porque en el tramo comprendido entre la calle Perla y el Palma Aquarium hay pocos vecinos, por lo que no les molestarán. No obstante, precisa que desde la calle Perla hasta el Torrent des Jueus debe mantenerse la propuesta del Pacte -1,90 metros para las terrazas y 2 metros para los peatones- debido a que es la zona con «más presión residencial».

Los restauradores destacan el papel de mediación que han desempeñado el alcalde Antoni Noguera y la teniente de alcalde de Funció Pública i Contratació, Aurora Jhardi. En este sentido, explican que los políticos se han limitado a reunir a las partes para que consensuen una propuesta beneficiosa para todos. Los restauradores señalan que todos han cedido para llegar a un acuerdo satisfactorio. En este sentido, avanzan que no habrá que eliminar ninguna terraza -aunque sí tendrán menos espacio- y tampoco se prevé que vayan a despedir trabajadores.