0

El Ayuntamiento de Palma y la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca han firmado hoy un convenio de colaboración para el uso compartido del edificio Can Salas de la Petrolera, en el barrio de El Molinar, por lo que a partir de ahora también será biblioteca municipal para disfrute de los palmesanos.

A día de hoy estas oficinas están ocupadas por el CREAib, el Centro de Recursos de Educación Ambiental de las Islas Baleares.

De este modo, se ofrece a los ciudadanos una biblioteca pública municipal con un fondo especializado en medio ambiente.

El alcalde de Palma, Antoni Noguera, ha asegurado que «hoy es un día para estar contentos; la confluencia y el buen trabajo ha posibilitado que coincidan unas necesidades que tenía el ayuntamiento con una oportunidad, que es la Petrolera».

En el barrio del Molinar el consistorio dispone de una biblioteca pequeña, de 70 metros, pero ahora contará con un espacio de referencia especializada en medio ambiente y, además, en un edificio emblemático.

Como ayuntamiento, «apostamos para que las bibliotecas sean un punto neurálgico de la ciudad y una muestra de la inteligencia colectiva de Palma que, sobre todo, se encuentra en los barrios; la Petrolera es un claro ejemplo», ha dicho el primer edil.

El conseller de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, Vicenç Vidal, ha señalado que este servicio de temas de educación ambiental «abre ahora sus puertas a los ciudadanos del Molinar y al resto de la ciudadanía.

Con este nuevo convenio, la biblioteca municipal del Molinar mejorará sus instalaciones actuales al ser trasladada del edificio actual de la calle Can Xadó a un edificio «emblemático, restaurado y más amplio» donde se harán actividades de dinamización cultural.

Además, la biblioteca será accesible y dispondrá de espacios diferenciados para ofrecer los servicios de la biblioteca: sala de estudio, sala infantil, biblioteca general.

Por otra parte, el CREAib, creado en 2006 con el objetivo de que fuera el centro balear de referencia en educación ambiental, contará con los técnicos en biblioteconomía y documentación de la red de bibliotecas públicas de Palma, lo que permitirá ampliar los horarios del centro y también mejorar el servicio a los ciudadanos.

El técnico especializado en medio ambiente continuará trabajando y colaborando con los bibliotecarios, ya que se mantendrá la vocación de biblioteca especializada en educación y medio ambiente que tiene el CREAib.

Este convenio tiene una vigencia de 12 meses y es prorrogable si así lo acuerdan las dos partes que aportarán una cuantía máxima de 28.000 euros para llevar a cabo las acciones que se prevén.