Terraferida ha difundido los últimos datos sobre la oferta turística tras la reforma de la ley. | Terraferida

22

Terraferida ha expuesto que la reforma de la ley de Turismo ha certificado una oferta ilegal «enorme» a través de Airbnb y ha contabilizado un descenso del 22,75 por ciento en el número de plazas ofertas en Baleares.

Desde la entidad han asegurado que en la plataforma multinacional, tres días después de la entrada en vigor de la normativa, se contabilizaron 36.762 plazas menos de las 161.558 que ofrecía durante agosto.

Las plazas ofrecidas en las Islas habrían bajado un 22 por ciento después de la entrada en vigor de la ley (un 24,5 por ciento en Mallorca, y un 19 por ciento en Ibiza y Menorca). En Palma, se ha contabilizado una reducción de hasta el 54 por ciento, con la retirada de 6.191 plazas.

De los diez municipios con más plazas en Airbnb, han añadido, Palma y Calvià, serían los municipios donde más se ha retirado, mientras que en Santanyí, Manacor y los municipios de Ibiza, es donde menos se ha retirado porcentualmente.

«Esta reducción está asociada a la entrada en vigor de la reforma de la ley turística, que prevé sanciones elevadas por los portales que comercializan alquiler turístico ilegal», han indicado.

Terraferida, DinsAirbnb y Ciutat per qui l'Habita han rastreado la actividad de Airbnb con el fin de obtener datos relativos a antes y después de la entrada en vigor de la Ley Turística.

Tras el estudio, constataron que en del 2016 Airbnb ofrecía un total de 78.543 plazas en Mallorca, mientras que en los primeros meses de 2017 las plazas ofrecidas ascendieron a las 81.901.

Durante este verano, ha expuesto la entidad, Airbnb llegó a ofrecer 161.558 plazas en Baleares, de las cuales 109.196 plazas correspondían a Mallorca, 37.066 a la Pitiusas y 15.266 a Menorca.

Las entidades han a la Conselleria de Innovación, Investigación y Turismo que incremente los servicios de inspección y sanción de la oferta turística ilegal, de forma que la oferta retirada de las webs de comercialización de alquiler turístico sea clausurada físicamente, no solo virtualmente.

«La clausura de las plazas ilegales, de todo tipos de oferta turística, es clave para que se reduzca la presión humana sobre le territorio y los recursos y que aumente la oferta de alquiler residencial», han sostenido.