Atención Primaria. La principal puerta de acceso a la sanidad pública balear es la Atención Primaria. En la imagen, una profesional de uno de los centros de salud de las Islas atiende las dudas y consultas de sus pacientes. | Redacción Local - IBSALUT

47

Un 22,78 % de las personas titulares de la tarjeta sanitaria del IB-Salut son extranjeros regularizados en España. La mayoría de los inmigrantes que cuentan con el mismo documento acreditativo e iguales derechos que cualquier ciudadano nacido en España proceden de Marruecos y América Latina, y, en menor medida, de países de la Unión Europea.

Un total de 1.051.911 personas residentes en las Islas contaban a 31 de diciembre de 2016 con la tarjeta sanitaria del IB-Salut, o lo que es lo mismo, el 91,4 % de la población balear tiene el documento acreditativo que garantiza el acceso a la sanidad pública, y más de un 8 % carece de él, la mayoría son funcionarios que pertenecen a Muface (antiguos funcionarios de la CAIB y funcionarios del Estado), Mugeju (colectivo judicial) o Isfas (los militares y la Guardia Civil).

De enero a julio de 2017 se han expedido 23.586 tarjetas sanitarias más por lo que en la actualidad hay un total de 1.075.497 personas residentes en las Islas que disponen la identificación sanitaria individual.

Nacionalidades

El 2,60 % de los titulares de tarjetas de la sanidad pública balear son de Marruecos; les siguen los ciudadanos de Argentina (1,99 %), Ecuador (1,51 %), Colombia (1,45 %), Alemania (1,37 %), Reino Unido (1,36 %), Rumania (1,05 %), Italia (0,90 %), Bulgaria (0,60 %) y Uruguay (0,60%).

El 78,49 % de los extranjeros usuarios de la sanidad pública residen en Mallorca; el 13,64 % viven en Eivissa o Formentera, y el 7,87 % restante en Menorca. Al contabilizar estos datos no se tiene en cuenta a los inmigrantes que están viviendo en las Islas de forma irregular.

Los ‘sin papeles’ que viven en Balears cuentan con atención médica pública gratuita, pero carecen de tarjeta sanitaria, aunque sí disponen de otro documento acreditativo, que se renueva año tras año. Este documento les permite acceder al sistema sanitario público balear, pero no está reconocido en el resto de España.

La restitución del derecho a la sanidad pública, gratuita y universal, ha sido una de las prioridades del Govern Armengol. Desde julio de 2015, los inmigrantes en situación irregular disponen de su propio documento. Ya hay 7.980 ‘sin papeles’ que disponen de médico de familia, pediatra y enfermero, además del acceso a toda la cartera de servicios del IB-Salut.

Para acceder a la cobertura sanitaria a través del correspondiente documento, distinto a la tarjeta sanitaria individual, hay que ser extranjero en situación administrativa irregular, sin recursos y mayor de 18 años; los menores tienen la atención sanitaria garantizada.