Company, en la sede como presidente del PP, con Sagreras, Miquel Vidal, Antoni Fuster y Llorenç Galmés. | Pere Bota

22

El nuevo presidente del PP balear, Gabriel Company, comenzará esta misma semana los contactos para intentar integrar a parte del equipo de José Ramón Bauzá en la nueva dirección del PP. Sí está claro que en esa parte que se integrará no figuran ninguno de los líderes del otro sector, representados en José Ramón Bauzá, Aina Aguiló y Carlos Delgado. No obstante, Bauzá tendrá presencia en la Junta Directiva Regional, el máximo órgano entre congresos, dado su condición de senador y de presidente de la Junta Local de Marratxí.

Company visitó este lunes la sede del partido en compañía del nuevo secretario general, Antoni Fuster, y recorrió las dependencias acompañado por su antecesor en el cargo, Miquel Vidal, para saludar a los trabajadores. En un breve encuentro con los periodistas, Company explicó que esta semana nombrará un grupo negociador para que se reúna con representantes del sector rival. La intención es que durante esta semana se puedan cerrar los contactos y la nueva dirección del partido pueda nombrarse cuanto antes.

Company explicó que tiene pensados algunos nombres que le acompañarán en la dirección, pero de momento todo queda supeditado a la posible integración de parte del equipo de Bauzá. «Necesitamos que todos nos pongamos a remar y dejar a un lado los personalismos para poder presentarnos a las elecciones unidos y ganarlas», aseguró a los medios de comunicación. Aseguró que, por el momento, su intención es que Margalida Prohens mantenga la dirección del Grup Parlamentari porque su voluntad es comenzar a recorrer las sedes del PP y hacer trabajo interno.

Reconoció que los resultados de participación en el congreso de este fin de semana no han sido muy buenos, especialmente en Palma, y por eso insistió en que su trabajo será tratar de animar de nuevo a las bases para que recuperen la ilusión. «Venimos de una etapa muy difícil, en la que Miquel Vidal ha hecho un gran trabajo aguantando el timón, pero ahora hay que empezara a trabajar», dijo.