Agentes, en el colegio de Son Roca donde tuvo lugar la agresión. | Alejandro Sepúlveda

125

La agresión a una niña de 8 años en un colegio de Son Roca se produjo por una disputa por una pelota sin intencionalidad previa, según el informe hecho público este martes por la Conselleria d'Educació. Así, descarta completamente que se trate de un caso de acoso escolar (bullying) y constata que se trata de una alumna integrada al centro, muy querida tanto por los alumnos cómo por los profesores y con una evolución académica positiva.

En dicho informe, los inspectores explican que el miércoles 5 de octubre se produjo un incidente al finalizar el tiempo de patio de los alumnos, cuando una alumna del centro, de 8 años, fue presuntamente agredida por otros alumnos.

El documento señala que, según las informaciones recogidas por los inspectores, «un grupo de alumnos jugaba a fútbol y la alumna presuntamente agredida formaba parte de uno de los dos equipos, concretamente del equipo que ganó el partido, formado por alumnos de 4º, 5º y 6º de Educación Primaria. El otro equipo estaba formado, mayoritariamente, por alumnos de 3º, 4º y 5º. Al finalizar el tiempo de patio, la alumna habría cogido la pelota. Alumnos del equipo contrario, que habían perdido el partido, corrieron detrás de la niña hasta que la pillaron. La niña habría caído al suelo, presuntamente empujada por alguno o algunos de los alumnos, y se habría iniciado un forcejeo. Todos estos hechos habrían sucedido en un espacio de tiempo inferior a un minuto».

El informe también señala que, tras este supuesto forcejeo, la niña continuó las clases con normalidad y ni la tutora ni otros profesores que la vieron no observaron ninguna secuela física que hiciera evidente que necesitaba ningún tipo de asistencia médica, ni siquiera del botiquín del centro. «Sólo mostraba unas pequeñas marcas en el codo y en la pierna, compatibles con la caída al suelo, caída motivada posiblemente por el forcejeo al disputarse la posesión de la pelota, a la cual ella se aferraba muy fuerte».

Atención

La Conselleria señala que «el equipo directivo estuvo pendiente de la evolución de la niña en todo momento y desde el instante en que se tuvo noticia del ingreso hospitalario, el mismo día de los hechos, la directora, la jefa de estudios y el secretario la visitaron en el hospital, hablaron con ella y con los padres, se preocuparon por su estado y se pusieron a disposición de la familia para cualquier cosa que pudieran necesitar».

Noticias relacionadas

Además, señalan que después del incidente se han ido reuniendo con los alumnos implicados y con los testigos para aclarar los hechos.

Medidas correctivas

Así pues, Educación concluye que «en ningún momento se detectó en los alumnos la intención previa de agredir a la alumna, sino que fue un acto no premeditado para quitarle la pelota, lo cual no los exime de una conducta gravemente perjudicial para la convivencia al centro».

Se establece que hubo, en total, siete alumnos implicados: dos alumnos de 8 años, un alumno de 9 años, uno de 10, dos de 11 años y uno de 12 años. Uno de los alumnos habría empujado a la alumna y, como consecuencia del empujón, esta habría caído al suelo, donde habría continuado el forcejeo por la pelota. Otro alumno se habría añadido al forcejeo y un tercero habría sido empujado involuntariamente por una alumna, que habría sido empujada también por otro alumno, los cuales cayeron todos sobre la niña que retenía la pelota. Dos alumnos más se lanzaron sobre la niña también para quitarle la pelota. En el forcejeo, uno de ellos habría pegado algún puntapié a la alumna.

Ante estos hechos, la dirección del centro «ha decidido que los alumnos que participaron más activamente en los hechos sean suspendidos del derecho a asistir en clase durante un periodo de cinco días. Además, se propone la misma corrección para los dos alumnos de más edad, de 11 y 12 años. Los dos alumnos restantes, de 10 y 11 años, serán suspendidos del derecho a asistir en el centro durante un periodo de tres días, dado que participaron de una forma menos activa y violenta en los hechos».

Además, todos los alumnos que han participado en los hechos tendrán que participar, en las próximas semanas, durante el tiempo de patio, en unas actividades destinadas a potenciar las normas de juego y de respeto a los compañeros, que serán supervisadas y coordinadas por la jefa de estudios y sus tutores de clase.