Maria Antònia Munar y Miquel Nadal, en el banquillo de los acusados este lunes. | Jaume Morey

11

El juicio por el soborno por Can Domenge ha arrancado este lunes pasadas las 12.30 horas tras la constitución del jurado. Y en su arranque se ha conocido que Maria Antònia Munar, expresidenta del Consell de Mallorca, presentó el pasado domingo un escrito en el que concuerda con los hechos del fiscal, por lo que confiesa el delito e informa de que ha pagado 150.000 euros. Además de la atenuante de confesión, solicita la de reparación parcial del daño y la de dilaciones indebidas.

Así lo ha hecho saber su abogado, José Antonio Choclán. Sin embargo, el fiscal Juan Carrau no admite ninguna de las atenuantes planteadas, afirmando que Munar «no tiene derecho a ninguna rebaja de pena».

Carrau ha explicado al jurado que los tres ex políticos se concertaron para pedir dinero a un empresario y además lo obtuvieron, el empresario acusado pagó el soborno y Llinás transportó el dinero actuando como intermediario.

Carrau ha detallado que aunque los cinco acusados admiten los hechos, no están de acuerdo con la condena que solicitan para ellos, razón por la que se celebra el juicio, además de para determinar si se les puede aplicar alguna atenuante.

Cabe recordar que Fiscalía Anticorrupción solicita para la exdirigente de Unió Mallorquina cuatro años de cárcel y siete millones de multa.

El procedimiento empezó en mayo 2013, cuando uno de los hoy acusados admitió el soborno en otro juicio, ha recordado el fiscal, quien ha recalcado que los acusados disfrutaron del dinero del soborno durante 7 años y los investigadores tuvieron que buscarlo en las 76 cuentas que tenían entre todos ellos.

«Si desde que cometieron el delito han tenido 7 años de tranquilidad, paz y disfrute del botín, eso ni el sentido común ni la Justicia, piensa la Fiscalía que debe rebajarles la pena», ha afirmado Carrau sobre su negativa a aplicarles una reducción de la petición de condena por dilaciones indebidas.

El fiscal también ha señalado que si bien los otros cuatro acusados confesaron que hubo soborno antes de que empezara el procedimiento, Munar no lo hizo, por lo que no ayudó a la Justicia y «no le debe rebajar la pena».

Carrau ha recordado además que la víctima en este proceso es el Consell de Mallorca, que se vio perjudicado en 15 millones de euros en el caso Can Domenge, de los cuales recuperó 3 millones del empresario beneficiado, pero que «sigue perjudicado en 12 millones» de euros.

El fiscal deniega por tanto la aplicación de la atenuante de reparación del daño a Munar por considerar que no ha subsanado el perjuicio ocasionado.