El comercio Casa Roca recibió este jueves la visita de numerosas personas que querían despedirse o aprovechar los descuentos por la liquidación. | M. À. Cañellas

30

Hasta nueve inmobiliarias se pusieron en contacto con la propietaria de Casa Roca, Catalina Torrents, para ofrecerse a comprar este edificio de la zona de sa Quartera, de Palma. La familia lo pondrá a la venta después de anunciar el cierre del negocio tras 166 años de existencia. El día que vivieron este jueves la propietaria y sus empleados fue de «locura», reconoció Catalina Torrents, «tanto que he llegado a compadecer a los famosos», dijo con humor en referencia a la presencia de medios de comunicación durante la jornada en la tienda tras publicarse el cierre.

Noticias relacionadas

Sobre la venta del edificio, tres pisos de unos 150 metros cuadrados cada uno y obra del arquitecto Francisco Roca, Catalina Torrents reconoció que «aún no he podido decir a ninguna inmobiliaria el precio de venta y les he pedido que esperen unos días a que lo tengamos tasado», para lo que van a contar con la guía de un amigo.

En relación al ofrecimiento que hizo el alcalde, José Hila, de ayudar a la familia para evitar el cierre del comercio, Catalina Torrents fue sincera al afirmar que «llega tarde». No obstante, añadió que «si quiere venir a vernos, le recibiremos». El alcalde afirmó que desde PalmaActiva se pueden buscar personas interesadas en continuar con el negocio. «Le agradecemos su intención, pero la decisión está tomada, pues yo ya tengo 72 años, y para cambiarla tendríamos que ver algo muy claro», afirmó.