Can Domenge

La Audiencia acepta la recusación de una jueza para juzgar el caso Can Domenge

| Palma |

Valorar:

La Audiencia de Palma ha admitido este lunes la recusación de la magistrada Mónica de la Serna para presidir el juicio ante un jurado popular por el presunto cohecho en el caso Can Domenge, planteada por la defensa de la expresidenta del Parlament y del Consell de Mallorca, Maria Antònia Munar.

El encausamiento de Munar y otros acusados por presunto cohecho deriva del juicio del llamado caso Can Domenge, celebrado en junio de 2013, donde dos de los procesados confesaron dicho delito, lo que dio lugar a la apertura de un nuevo sumario que está pendiente de ser juzgado por un jurado.

Después de que le correspondiera la presidencia del tribunal del jurado para este caso a la magistrada Mónica de la Serna, la defensa de Munar planteó su recusación porque la jueza formó parte de la sala que juzgó en su día el caso Can Domenge y condenó a Munar.

La representación de Munar recusaba a la magistrada porque, aunque no fue ponente de la sentencia de Can Domenge, sí que fue uno de los tres magistrados que firmó el fallo que se pronunciaba acerca del nuevo asunto del cohecho, causa que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos considera motivo de recusación.

La Audiencia de Palma deberá designar nuevo presidente del tribunal del jurado, así como la fecha del juicio.

En este caso derivado del juicio de Can Domenge, la Fiscalía Anticorrupción entiende que existen claros indicios de un presunto delito de cohecho por parte de Munar, el exvicepresidente Miquel Nadal y el exconseller Bartomeu Vicens, y cree que se pusieron de acuerdo para exigir un soborno a la empresa Sacresa de 4 millones de euros en dos entregas.

Ese negocio hizo posible que Sacresa se adjudicara el concurso para comprar Can Domenge por 30 millones, cuando había ofertas que duplicaban esa cantidad, según la Fiscalía.

También acusa al empresario de Sacresa Román Sanahuja y al intermediario que habría recibido y distribuido el dinero en un maletín, el militante de Unió Mallorquina (UM) Miquel Llinàs.

Tras el juicio de Can Domenge, Munar fue condenada a 6 años de prisión, Nadal a 4, Vicens a 8 meses y Sanahúja a 1 año, por los delitos de prevaricación, fraude y revelación de información confidencial, por su intervención en el amaño. También fueron sentenciados a un año de cárcel el exconseller de Economía Miquel Àngel Flaquer y a un año y medio al abogado Santiago Fiol.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

jorge
Hace más de 5 años

Algo huele a podrido en mallorca y lo mejor es que empiecen por limpiar los organos judiciales.

Valoración:2menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1