La playa de Can Pere Antoni seguía ayer con bandera roja, para indicar que el baño estaba prohibido; sí hubo personas en la arena. | T. Ayuga

9

Cort mantiene la prohibición de bañarse en la playa de Can Pere Antoni y en algunos puntos de Platja de Palma (inmediaciones de las desembocaduras de los torrentes en los balnearios 5, 13 y 14) y lo amplió a Cala Major. Por el contrario, permitió el baño en la playa de Ciutat Jardí. Si la meteorología lo permite, en la mañana de este sábado se volverán a realizar analíticas y si son favorables se sustituriá la bandera roja por la verde, para indicar que está permitido el baño.

La presidenta de Emaya, Neus Truyol, precisó que la bandera roja se mantuvo este viernes por mal tiempo. A primera hora de la mañana se realizaron analíticas en las playas de Ciutat Jardí, Can Pere Antoni y el balneario 13 de Platja de Palma, que fueron cerradas el pasado jueves al detectarse la presencia de sustancias contaminantes. Cabe recordar que lo que está prohibido es bañarse, no disfrutar de la playa que ha continuado abierta para el uso de los ciudadanos.

Los resultados fueron favorables, per solo se pudo permitir el baño en Ciutat Jardí porque las intensas lluvias volvieron a arrastras aguas a las otras dos playas; se añadió el cierre de Cala Major. El mal tiempo impidió realizar nuevas analíticas; si hoy mejora la situación meteorológica se realizarán.

El problema de la playa de Can Pere Antoni procede de la depuradora Edar 2, que se ha quedado desfasada y no puede asumir todo el agua que llega cuando llueve y se desborda una parte de agua no depurada que llega al mar. Truyol destacó que están valorando varios proyectos de mejora de esta depuradora, pero añadió que son muy costosos y necesitan ayuda estatal; ya están en conversaciones con el Ministerio para conseguir financiación. El el caso de Ciutat Jardí y Platja de Palma los problemas derivan de los torrentes, que durante el verano acumulan maleza y fangos que son arrastrados al mar con las primeras lluvias