José Vicente Marí, en una imagen de archivo. | Ultima Hora

25

El conseller de Hacienda y Presupuestos, José Vicente Marí, ha asegurado este jueves que el nuevo régimen fiscal para Balears que aprueba el consejo de Ministros «tendrá un impacto a corto plazo de entre 115 y 130 millones de euros» y a la larga «un efecto multiplicador que rebajará la balanza fiscal negativa».

El proyecto de ley que modifica la Ley de Régimen Especial de Balears de 1998 y establece un nuevo régimen fiscal para las islas permitirá «atraer inversión y generar ocupación», ha asegurado Marí en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consell de Govern.

El régimen fiscal que se aplicará desde 2016 consiste en una reserva para inversiones que incluye ahorros del 75 % en el impuesto de sociedades y del 65 % en el IRPF para inversiones productivas de empresas o autónomos en cualquier sector durante tres años, con un límite máximo de 200.000 euros.

Según los últimos datos de la Agencia Tributaria de 2012, el número de declarantes del impuesto de sociedades en Balears era de 42.943 empresas que serían susceptibles de aplicar estas bonificaciones, y en el caso del IRPF hubo 43.613 declarantes en rendimientos de actividad económica que también podrían acogerse, ha asegurado Marí.

El conseller cree que, si en Canarias la deducción media de las empresas en el impuesto de sociedades es de 36.000 euros, las de Balears se pueden «situar por encima de eso». Ha advertido de que los resultados que tenga el nuevo régimen fiscal dependerán tanto del número de empresas y autónomos que decidan acogerse como del importe que apliquen.

Marí ha recordado que la balanza fiscal es negativa para Balears en 1.600 millones de euros, cifra que se compone del déficit de unos 1.400 millones de gasto público del Estado en Balears y un saldo público de ingresos de -277 millones de euros.

Ha dicho que el nuevo régimen supondrá «un salto cualitativo para Balears» al permitir beneficios directos para empresas y autónomos que inviertan en las islas y calcula que «tendrá un impacto a corto plazo de entre 115 o 130 millones de euros y un efecto multiplicador que rebajará la balanza fiscal negativa».

Noticias relacionadas

El titular de Hacienda y Presupuestos cree que la modificación fiscal «permite compensar en parte el coste de la insularidad a las empresas», para que la propia actividad económica «permita neutralizar la diferencia de costes» que implica ese hecho insular.

El conseller ha recordado que se pueden beneficiar inversiones iniciales o para ampliación de establecimientos, para la diversificación y transformación del proceso productivo de las empresas, para crear puestos de trabajo relacionados con las inversiones, o bien las inversiones en bienes patrimoniales que contribuyan a la mejora medioambiental de las islas.

Ha puesto como ejemplos de inversiones que podrían beneficiarse de las deducciones las destinadas a sustituir la red eléctrica de un establecimiento por un sistema con energía solar, la compra de un solar para hacer viviendas de protección oficial o la rehabilitación de negocios turísticos en zonas maduras.

El conseller ha recalcado que, al margen de la modificación del REB, el Govern no renuncia a reclamar al Gobierno central una modificación del sistema de financiación autonómica para poder asumir el coste de la educación, la sanidad y los servicios sociales en condiciones de igualdad y mismas oportunidades para todas las comunidades.

«Aunque el sistema de 2009 supuso un paso adelante, consideramos que el sistema nos perjudica y que falta financiación», ha afirmado Marí, que ha dicho asumir como «un fracaso» que no se haya podido modificar en esta legislatura.

El conseller y portavoz de la campaña electoral del PP balear ha rechazado opinar, «desde la mesa del Consell de Govern», sobre las críticas de electoralismo formuladas por la oposición por el hecho de que se apruebe el nuevo régimen fiscal a 24 días de las elecciones autonómicas.

Ha señalado que la negociación de este nuevo régimen no ha ido fácil pero era «trascendente» y una oportunidad que no se podía dejar pasar.