José María Rodríguez y Mateo Isern, en la reunión de la Junta Territorial celebrada el pasado mes de octubre. | T. Ayuga

122

El PP de Palma abordará este próximo miércoles de manera urgente la crisis interna que se ha abierto en el partido después de que el presidente de Emaya, Andreu Garau, entregara a la Fiscalía unos documentos que podrían acreditar hechos delictivos en la contratación del servicio de recogida neumática de Palma, hace más de 15 años.

Los posibles delitos se habrían producido en la época en que Joan Fageda era alcalde de Palma y Maria Crespo, presidenta de Emaya. José María Rodríguez era en aquel momento vicepresidente de la empresa municipal.

José María Rodríguez aprovechará la reunión ordinaria de la junta territorial para tratar este asunto y consultar con la militancia del partido sobre si debe adoptarse algún tipo de medida contra el alcalde, de quien se considera que ha actuado con «deslealtad».

Noticias relacionadas

Rodríguez quiere además que la dirección del PP de Palma se pronuncie sobre las declaraciones del alcalde en las que dejó entrever que su caída como candidato del PP podría deberse a la entrega de estos documentos en la Fiscalía. El presidente del PP de Palma anunció que en esta reunión dará su versión de los hechos a los militantes.