Huguet y Soler el pasado miércoles con Jaume Sastre, quien lleva 37 días en huelga de hambre.

324

Exaltos cargos del PP, entre ellos el expresidente balear Cristòfol Soler, creen que ya ha llegado la hora de que el president Bauzá se implique de lleno en la resolución del conflicto educativo.

Soler, además del expresidente del Parlament Joan Huguet y del exconseller Jaume Cladera, remitieron el miércoles al Consolat de Mar (sede de Presidència) una petición de audiencia formal con Bauzá. Le plantean que desbloquee el conflicto educativo y vuelva a la mesa de negociación con la mayor celeridad posible.

El Govern ha dado «acuse de recibo» a la petición pero no está nada claro que el president balear les llegue a recibir.

De hecho, del comentario que ayer hizo la portavoz del Ejecutivo, Núria Riera, se deduce lo contrario.

Noticias relacionadas

Preguntada sobre la respuesta a la petición, Riera dijo que la interlocutora en política educativa era la consellera Camps. Sobre si cabía la posibilidad de que fuera ésta la acudiera a la reunión solicitada por Soler, no lo negó. Tampoco quiso aclarar si el president Bauzá recibiría a su antecesor. Baraja que les reciba Camps.

Además de Soler –que sigue militando en el PP aunque discrepa totalmente de la política de Bauzá–, de Huguet y de Cladera, otros excargos del Govern, entre ellos Tomeu Vidal, se suman a la petición de diálogo.

Riera apuntó que el Ejecutivo «nunca ha dejado de dialogar» y de buscar acuerdos. Además, apuntó que la consellera Camps ya tiene una propuesta que dará a conocer la próxima semana. Sobre la huelga de hambre del profesor Jaume Sastre para que el presidente Bauzá se reúna con la comunidad educativa, la portavoz del Govern, igual que hace una semana, realizó una llamamiento «al sentido común» para que ponga fin a la protesta y el debate se reconduzca en «las mesas de negociación».

Ayer se celebró una nueva acción simbólica de apoyo a Sastre: un ‘Dinar de fam’.