GRA264. MADRID, 26/05/2014.- El presidente del PP de Baleares y del Gobierno de las islas, José Ramón Bauzá, atiende a la prensa a su llegada a la reunión del Comité Ejecutivo Nacional de su partido hoy en la sede de Madrid, para analizar los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo celebradas ayer. EFE/Kiko Huesca | Kiko Huesca

31

José Ramón Bauzá aseguró ayer que ahora toca mirar el futuro con «humildad», pero también con la ilusión de ser el único partido que tiene claros sus compromisos y los cumple, aunque no sean buenos electoralmente. El presidente del Govern y del PP balear hizo estas declaraciones a la salida de la reunión del comité ejecutivo nacional de los populares, que se reunión ayer en Madrid para analizar el resultado de las elecciones del domingo.

Bauzá también aseguró que debe hacerse una «crítica constructiva» de los resultados obtenidos por su formación política . «Hay que hacer autocrítica, pero en positivo», afirmó Bauzá. Admitió que el PP había perdido una gran cantidad de voto en estas elecciones, pero también explicó que una gran parte de estos votos no se han ido a otras fuerzas políticas, sino que se trata de ciudadanos que en otras ocasiones votaron a los populares y que en ésta se han quedado en casa.

Abstención

En esta línea, el president del PP balear aseguró que puede que una parte de los votos que obtuvo el PP hace cinco años se hayan ido a otras formaciones, como Vox, UPyD o Ciutadans, pero recalcó que la inmensa mayoría se quedó en casa.

Por eso aseguró que ha llegado el momento de trabajar para generar «garantía y confianza» en los ciudadanos para que dentro de un año no se abstengan y revaliden la mayoría en las elecciones autonómicas y municipales. «Hay que conseguir que sean muchos miles de ciudadanos los que dejen de estar en sus casas y voten al PP», afirmó.

Victoria

En cualquier caso, Bauzá recalcó que el PP ha ganado las elecciones en un escenario particularmente complicado para el partido, mientras que el PSOE ha sufrido una migración del voto debido a una «falta de liderazgo» y a falta de un mensaje «o por extremarlo».

El president insistió en que los resultados de estas elecciones no son extrapolables a lo que pueda suceder en las autonómicas de dentro de un año.