0

El conseller de Economía y Competitividad, Joaquín García, ha confirmado la posición del Govern respecto al cierre de la planta embotelladora de Coca Cola: «No vemos razones económicas ni organizativas para el cierre».

«El Govern está con ustedes en la línea para que la propiedad reconsidere esta situación» de cierre, ha dicho García a los trabajadores de Coca Cola afectados por el cierre de la planta de Palma, que hoy han comenzado movilizaciones de protesta.

García ha afirmado que los empleados de esta planta «saben» que el gobierno autonómico está con ellos, durante el pleno del Parlament al contestar sobre este asunto a la diputada socialista Maria Pilar Sansó.

La parlamentaria del PSIB ha acusado a los gobiernos del PP de ser los responsables del cierre de esta planta, ya que con la reforma laboral se permite que empresas con beneficios y sin justificar pérdidas lleven a cabo expedientes de regulación de empleo (ERE).

«Es hora de dejar de estar con las manos juntas», ha asegurado la Sansó, que ha invitado al Govern a «trabajar» para que se dejen de destruir puestos de trabajo, ya que, en su opinión, solo desde el gobierno autonómico se ve una recuperación económica.

A este asunto el conseller de Economía ha rebatido con datos y cifras de caída del paro y de incremento de afiliación a la Seguridad Social y de mejora del comercio de los últimos meses.

«Si usted no quiere recuperación, háblenlo entre ustedes, los datos son los datos, debería apoyarlos y estar satisfecha y decir: 'vamos a trabajar con ustedes'» porque será para el bien ciudadano, ha defendido García.

Además, el conseller ha calificado de «demagógico» que la socialista responsabilice al Govern del cierre de una multinacional, ya que el ejecutivo balear ha expresado su desacuerdo con el cierre porque sabe que esta planta de Coca Cola en Palma «es rentable» y cumple la demanda de los 13 millones de personas que visitan Baleares anualmente.