Palma. Discreto. La playa llena de gente. Foto: José Barceló | [Jose Barcelo

33

El presidente del Govern , José Ramón Bauzá, anunció ayer que este viernes, con la aprobación del nuevo Decreto Ley de Medidas Urgentes de Carácter Turístico y de Impulso de las Zonas Turísticas Maduras, «se inicia el proceso de reconversión de la Platja de Palma, gracias a la colaboración pública-privada».

Bauzá, acompañado por el conseller de Turisme, Carlos Delgado, realizó esta afirmación al dar a conocer las principales medidas del decreto en el primer enclave que será catalogado como zona turística madura de Balears, a la cual le seguirán otras en todas las Islas.

El president insistió en que el objetivo final es «mejorar la oferta del sector turístico, que es el motor de la economía balear, reactivar la economía y estimular la contratación por parte del sector privado ante la imposibilidad del público y de dar más valor añadido a la oferta hotelera para mejorar su comercialización y la calidad de los clientes».

Lo más novedoso del citado decreto, según explicó Delgado es que «los hoteles de la Platja de Palma de 4 estrellas y los apartamentos de 3 llaves tendrán la posibilidad de renovarse y ganar en edificabilidad un 20% y 15%, respectivamente, mediante la construcción de una o dos plantas más, con un máximo de ocho metros de altura».

Las medidas más importantes del decreto son:

n

Un tope máximo de ocho plantas en altura. La finalidad es permitir a los establecimientos con menos de ocho plantas poder incrementar edificabilidad en altura (una o dos, sin superar los ocho metros), circunstancia que no lo podrán hacer los hoteles que tienen ya ocho plantas, por lo que lo deberán aplicar esta edificabilidad en las plantas existentes.

n

Zonas madurasa de interés turístico. En el resto de zonas maduras, los consells y ayuntamientos deberán fijar las limitaciones urbanísticas para permitir crecer en altura a los hoteles.

n

Plan de calidad en tres años. Toda la oferta hotelera de Balears, así como la de oferta complementaria y de restauración, fuera de las zonas maduras deberá presentar antes de final de año un plan de calidad, el cual deberán ejecutarlo en tres años. Aquel establecimiento que superado dicho plazo no haya hecho las reformas adecuadas se le dará de baja turística, según apuntó el conseller Delgado.

n

PRI. El Plan de Reforma Integral de la Platja de Palma, que será aprobado en diez días, englobará la filosofía del nuevo decreto, «lo cual dará seguridad jurídica a los inversores y permitirá reactivar la economía en la Platja de Palma», explicó el conseller.

n

Regularización de plazas turísticas. El plazo que se había dado de seis años para regulaizar las plazas turísticas, queda fijado ahora en tres años.