Imagen de archivo de una rueda de prensa del Sindicato Médico. | Pere Bota

13

Los médicos esperan poder desconvocar la huelga indefinida que tenían previsto comenzar este viernes, si este jueves la mesa sectorial tiene el quórum necesario exigido en la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Baleares que hace alusión a los complementos salariales.

El presidente del Sindicato Médico de Baleares (Simebal), Isidro Torres, ha afirmado hoy en declaraciones a Efe que si a la mesa sectorial de sanidad acuden los sindicatos, el Ejecutivo autonómico y todas las partes, y se puede llegar a un acuerdo, el Consell de Govern deberá darle legalidad, con lo que los médicos procederán a desconvocar la huelga del 6 de julio.

Según Torres, esto podría haberse hecho hace quince días cuando la mesa se reunió, pero el Govern votó en contra en ese momento. «Hay cosas que no entendemos. El Govern ha apurado los acuerdos hasta el último día», ha señalado.

La sentencia a la que hacía referencia el Govern para solicitar la devolución de los complementos salariales de los médicos percibidos desde 2008 pedía la negociación con los sindicatos, que no acudieron hace cuatro años a la mesa sectorial.
Con la reunión de la mesa sanitaria esta semana, se daría cumplimiento a esta sentencia, ha explicado Torres, que ha insistido en que la misma no indica la devolución de los complementos.

«Deseamos que este capítulo se cierre definitivamente esta semana para que los médicos podamos trabajar en paz en los hospitales», ha insistido el presidente de Simebal, para quien, sin embargo, la sustitución de la consellera de Salud, Familia y Bienestar Social, Carmen Castro, ya es «irrelevante».

Torres considera que si Castro se va «no va a cambiar nada», porque «la Conselleria de Salud esta intervenida por economía», ya que la negociación de los médicos se realiza directamente con la Vicepresidencia económica, ha dicho.
Además, el representante de los médicos ha afirmado que en el ámbito sanitario «el caso es absoluto» porque se vive un «desconcierto terrible», con los cambios de horarios y la aplicación de la ampliación de la jornada laboral semanal, que «nadie sabe cómo se aplica».

«Solo falta encender la mecha de las 37,5 horas, es un despropósito tras otro», ha apostillado Torres.

CCOO

CCOO, UGT, CSIF han advertido hoy de que si el Govern y el Sindicato Médico de Baleares (Simebal) llegan a la mesa sectorial con un acuerdo previo para resolver el asunto de los complementos salariales, que desconvocaría la huelga de los facultativos, se verán obligados a volver a interponer una demanda.


El origen del conflicto fue precisamente la impugnación por parte de UGT, CCOO y CSI-CSIF de un acuerdo alcanzado por el Govern con Simebal y Cemsatse en 2008, después de una huelga de médicos, para incrementar entre otros complementos el pago de la hora de guardia y los suplementos salariales de los facultativos de Menorca, Ibiza y Formentera.

Una sentencia de los juzgados y otra del TSJIB de marzo de 2010 dieron la razón a los sindicatos demandantes y anularon el acuerdo por haberse alcanzado sin contar con el resto de sindicatos. Sin embargo, el Govern siguió pagando los complementos acordados, hasta que decidió suspender dicho abono a partir de la nómina de junio.

Para evitar un nuevo recurso y conseguir llegar a la mesa sanitaria de este jueves con un documento negociado entre todos, estos sindicatos acudirán mañana a un acto de conciliación en el Tribunal de Arbitraje y Mediación de Islas Baleares (Tamib), al que están convocados también el USAE, el Ib-Salut, y Simebal.

Según ha explicado hoy el representante de sanidad de CCCO, Manel García, la intención es que del acuerdo al que se llegue el jueves no quede fuera ningún colectivo, entre ellos los médicos del MIR y el personal laboral, que se vieron afectados en sus retribuciones con la aplicación por parte del Ib-Salut de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Baleares en 2010.

«Si intentan por esa vía dejar excluidos a un grupo importantísimo y, por otro lado, aplicar un acuerdo que se haya pactado bajo mano, nos obligarán a volver a demandar, en defensa de los intereses de los que quedan excluidos y de los de la negociación colectiva, Esperemos que no eso no se dé», ha señalado García.