El conseller de Educación, Rafael Bosch, ha recibido a los estudiantes acampados frente a la conselleria de Educación. | M. À. Cañellas

8

Los estudiantes que han estado durmiendo frente a la Conselleria de Educación, Cultura y Universidades desde el pasado 27 de mayo para pedir la dimisión o el cese de la jefa de gabinete del conseller, Ana María Rodríguez, han lamentado que el Govern, a la hora de explicar la agresión de Rodríguez, en que los jóvenes «entraron primero» al departamento de Educación.

Tras ser recibidos por el conseller de Educación, Cultura y Universidades, Rafael Bosch, los jóvenes han dicho también que el Ejecutivo prefiere esperar a una sentencia firme «para tomar cualquier tipo de decisión» sobre el posible cese de la jefa de gabinete.

Los estudiantes han aprovechado la reunión para preguntarle al conseller «por qué no ha tomado ninguna medida» en relación al cese de su jefa de gabinete. Además, pretendían abordar «el ambiente de crispación generalizada causado por los recortes».

Según dijo una de las estudiantes antes del encuentro, Carlota Bujosa, «todo depende de si él está dispuesto a dialogar o si únicamente pretende hablar él y despacharnos lo más rápido posible».

Así, Bujosa ha señalado que la respuesta por parte de la Conselleria de aceptar dicha audiencia les ha «sorprendido» y que iban a acudir a la reunión junto a dos de sus compañeros, Mercedes Beléndez y Paskal M. Aggensteiner.

Cabe señalar que el pasado jueves, remitieron una carta abierta al propio conseller en la que indicaban que están «convencidos» de que Bosch «desea tanto» como ellos «solucionar esta situación, pues a pesar de su falta de atención sabemos que le provocamos molestias, un cierto malestar y a lo que a su parecer es una mala imagen».