51

Dos cooperantes españoles y un italiano, que trabajaban en los campos de refugiados saharauis cerca de Tinduf, fueron secuestrados en la noche del sábado por la fuerza por un grupo de hombres armados y vestidos de militares, según informaron ayer en el lugar de los hechos sus compañeros. Los secuestrados españoles son la extremeña Ainhoa Fernández de Rincón, de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Extremadura, y el mallorquín Enric Gonyalons Sureda, de la ONG Mundobat.

La tercera secuestrada, de nacionalidad italiana, es Rosella Urru. El responsable de seguridad de la autoproclamada República Àrabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Akeik, dijo que una decena de secuestradores entraron desde Mali y atacaron la sede de recepción de extranjeros en los campamentos de refugiados al oeste de Tinduf.

Gonyalons leía

Noticias relacionadas

Según relató en Tinfuf Juan Bedialauneta, cooperante de la ONG Hegoa, Ainhoa Fernández de Rincón fue sacada de su módulo a la fuerza, tras romper los asaltantes la puerta, después de que la joven llamara a una compañera que estaba fuera del recinto, cenando con unos amigos, y le dijera que había hombres armados, vestidos de militares.

En otro módulo, el número 3, continuó Bedialauneta, se encontraba el mallorquín Gonyalons, que «al parecer estaba leyendo, porque había un libro en el suelo, y también parece ser que opuso resistencia». Fuentes de la RASD señalaron que este cooperante podría estar herido y este corresponsal constató que en la entrada de su modulo había manchas de sangre en el suelo y un casquillo de bala. Rosella Urru, por su parte, se encontraba en el modulo 1 y estaba sola.

Nora Ydalga, de la ONG valenciana Cerar, explicó que, tras la llamada de alerta de Ainhoa Fernández de Rincón, «dos cooperantes saharauis presentes en la cena salieron en coche hacia al pabellón atacado y, cuando llegaron, vieron a tres hombres armados en la puerta y dos en el interior». Uno de esos cooperantes, Hamudi Mojtar, dijo que vieron «cómo se llevaban arrastrando a la chica española, mientras ella se resistía», y que al percatarse de la presencia de su vehículo salieron tras ellos, les dispararon e hirieron al conductor, lo que les obligó a dirigirse a un hospital.