Los fiscales anticorrupción han registrado la empresa que vendió los contenedores a Emaya | S. Amengual

59

Un desvío de 1,2 millones de euros en la compra de 390 contenedores de basura de Palma llevó a la detención por parte de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Germán Chacártegui, ex responsable del área de Medio Ambiente de Emaya. En la operación fue arrestado también Joan P., directivo de la empresa que suministró los contenedores a la empresa pública.


Los investigadores sospechan que ambos detenidos se pusieron de acuerdo antes de la adjudicación, que se llevó a cabo en el año 2009, para que fuera la empresa quien se llevara el contrato público. Emaya pagó algo más de cuatro millones y medio de euros por los nuevos contenedores soterrados, de los que se han colocado 390 en Palma. La Fiscalía Anticorrupción y la Guardia Civil estiman que el precio que Emaya pagó por ellos estaba hinchado en 1,2 millones de euros.


Investigación


La investigación judicial, que corre a cargo del Juzgado de Instrucción número 2 de Palma, surge a raíz de una denuncia de la propia Emaya cuando aún la presidía Cristina Cerdó y era su gerente Malen Tortella, ambas las superiores jerárquicas de Chacártegui, quien fue despedido en verano de 2009. El pasado mes de abril, Cort remitió un informe a la Fiscalía Anticorrupción sobre la compra de los contenedores soterrados.


La policía judicial de la Guardia Civil junto a la Fiscalía Anticorrupción pusieron ayer en marcha la operación, bautizada como 'Ossifar', por el grupo de música, a su vez inspirado en una empresa de limpieza que no tiene nada que ver con los hechos que se investigan. Además de las dos detenciones, los agentes registraron la sede de la empresa en el polígono de Son Castelló y el domicilio de Chacártegui.