Previous Next
5

El Consell de Mallorca iniciará el próximo año obras en carreteras que requieren una inversión de 158,6 millones de euros, aproximadamente. Durante este ejercicio, la inversión en este apartado asciende a 56,81 millones de euros, ya sean obras que se están ejecutando, se han terminado o comenzarán antes de que finalice el ejercicio actual.

La actuación más significativa prevista para el próximo año es el desdoblamiento de la Ma-30 Mercapalma-Alcampo, que requiere una inversión de 113,5 millones de euros. El conseller insular d'Urbanisme i Territori, Mauricio Rovira, y el director insular de Carreteres, Rafel Gelabert, adelantan que estas obras se sacarán a licitación y se iniciarán en el primer trimestre del próximo año. Actualmente están revisando el proyecto que tenía el gobierno insular de Francina Armengol, ya que no contaba con el informe de impacto medio ambiental actualizado y los ayuntamientos de Marratxí y Palma habían manifestado sus discrepancias. «Nosotros vamos a intentar solucionarlo, tenemos los proyectos en revisión para rebajar impacto», asevera Rovira. El objetivo del Consell es rebajar el impacto ambiental de estas obras.

Es Molinar

Otra actuación relevante es el enlace de la Ma-19 con la Ma-20 Es Molinar, que contará con una inversión de 13,4 millones de euros. Esta obra también está prevista que comience a principios de año. Actualmente se está revisando el proyecto, para adaptar las modificaciones puntuales que han realizado los técnicos del Ajuntament de Palma.

Rovira destaca que los accesos a Palma se encuentran entre las prioridades del gobierno de Salom. Así, a lo largo de este año está previsto que comiencen las obras del enlace Ma-15 por la Ma-3018 al altura del Estadi Balears. Esta obra se ha adjudicado a Melchor Mascaró por 9,36 millones de euros. También empezarán próximamente las obras del enlace de la Ma-20 con la Ma-11 Carretera de Sóller.

Rovira lamenta la mala situación económica en la que el gobierno de Armengol ha dejado las arcas de la institución insular, ya que Madrid ingresó los 131 millones de euros correspondientes al convenio de carreteras y sólo se han ejecutado vías por valor de 27 millones de euros. El conseller también denuncia que se ha encontrado facturas sin pagar que ascienden a 32,6 millones de euros y una previsión de gastos comprometidos 32,5 millones más, ya que el dinero que llegaba de Madrid para carreteras se destinó a otros fines.

Rovira explica que las justificaciones de las obras se retrasarán porque el gobierno del Pacto acumuló un retraso de «uno o dos años» en el desarrollo del vonvenio de carreteras. No obstante, el conseller se muestra confiando en no tener problemas con el Ministerio de Fomento, ya que cuando el Govern pague lo que debe al Consell tendrá liquidez para poder acometer las obras, aunque la instiitución insular seguirá teniendo déficit porque había algunos «ingresos virtuales».