Imagen de unas obras realizadas en 2006 en Palma, junto al Monasterio de la Real. | Pere Bota

2

La inversión en construcción privada se ha desplomado en un 67,54 por ciento en las Islas entre los años 2006 y 2010, desde 2.359 millones hasta 765,828 millones de euros, según reflejan los datos del Colegio Oficial de Arquitectos de Balears incluidos en el balance de actividad de la Asociación de Constructores, correspondiente al ejercicio 2010.
En el mismo periodo de tiempo, los visados de viviendas se han hundido un 87 por ciento, desde 15.838 a 2.036 proyectos, lo que implica en este caso un descenso del 87,1 por ciento, mientras que los metros cuadrados a edificar han caído de 4,2 millones a 1,3 millones, de acuerdo con las mismas fuentes.
La inversión también se ha retraído en el resto de subsectores de la construcción, caso de las reformas (-80,05 por ciento, en número de viviendas), modernización turística (8,83 por ciento) o inversiones empresariales no turísticas (58,78 por ciento).
El presidente de la Asociación de Constructores de Balears, Sebastià Pastor, atribuyó sus malas perspectivas a la negativa de bancos y cajas de ahorros a financiar proyectos inmobiliarios, debido a la penalización aplicada por el Banco de España en términos de provisiones de riesgos, así como por la inseguridad jurídica derivada de la no adecuación por parte de las administraciones públicas de sus instrumentos urbanísticos, sobre todo a nivel municipal. Pastor también destacó su falta de confianza en la inversión empresarial y la existencia de una creciente economía sumergida, que supone una competencia desleal para las empresas del sector.
La Asociación de Constructores de Balears también espera un mal año en cuanto a obra pública, como consecuencia de los planes antidéficit y por ser 2011 un año electoral.