9

Los nuevos accesos que el Consell de Mallorca proyecta desde la autopista del aeropuerto a Mercapalma, Carrefour, Coll den Rabassa, Camí Fondo y Ma-30 (vía conectora) prevén la desaparición de la actual rotonda, actualmente colapsada en las horas punta. Hasta tres puentes y cinco rotondas permitirán redistribuir todo el tráfico de la zona.

El actual puente de acceso al Coll den Rabassa se derribará y se construirá otro pararelo al existente algo más grande. Este puente permite conectar el Coll con la zona comercial y Mercapalma.

Vía conectora

El proyecto, que supone el inicio de la vía conectora, prevé un segundo puente que conectará la autopista con la nueva vía de circunvalación. Una rotonda nueva permitirá dar entrada a Mercapalma, Carrefour y también conectará con el Camí de Son Fangos. Otra rotonda dará acceso al Camí Fondo, al polígono y Son Banya. En total, hasta cuatro rotondas nuevas más o menos grandes. Y también carril bici y pasarela peatonal.

Estas obras prevén la expropiación de 131.964,55 metros cuadrados de terreno, así como 2.063,53 metros cuadrados de edificaciones. En esta zona, como en la rotonda de la carretera de Sóller, también está prevista la expropiación de viviendas que quedan afectadas por todo el entramado vial. En total, son 60 parcelas afectadas. Tanto la zona comercial de Carrefour como el área de Mercapalma se ven afectadas por la ocupación de terrenos. Es en la calle Cardenal Rossell donde la ocupación de terreno afecta a casco urbano.

Coste

El proyecto tiene un presupuesto de 32 millones de euros y, en estos momentos, se encuentra en exposición pública. De los siete proyectos que componen la vía conectora, uno de ellos ya está en licitación -desdoblamiento desde Son Ferriol a la autopista de Inca- y dos se encuentran en información pública: el mencionado y el correspondiente a los nuevos accesos de Son Ferriol y Son Llàtzer.