Un momento de la manifestación que ha tenido lugar esta mañana. | Jaume Morey

26

Los sindicatos de la Mesa Sectorial de Sanidad de Baleares (CEMSATSE, USAE, CSI.F, UGT y CCOO) han convocado una manifestación para el próximo día 1 de febrero en Palma para exigir la gratuidad del aparcamiento del recién estrenado Hospital de Son Espases, al tratarse de la única alternativa que tienen los usuarios y los 4.500 profesionales que trabajan en el centro para acceder en vehículo privado.

Así lo ha anunciado este miércoles en rueda de prensa el presidente de la sección hospitalaria del Sindicato Médico de Baleares, Miguel Lázaro, quien animó al personal sanitario y a la ciudadanía a participar en la manifestación que tendrá lugar en la Plaza de España, a las 17:30 horas, para reclamar el uso del parking gratuito en el hospital, una reivindicación que, ha recalcado, representa un derecho de los usuarios de la sanidad pública de Baleares, que están soportando un «repago» o «copago» por un servicio que «estamos pagando con nuestros impuestos».

Asimismo, instó al Ayuntamiento de Palma, Consell de Mallorca y Govern balear, a que se reúnan de forma inmediata para buscar un solar público donde se pueda aparcar de forma gratuita. «Mientras se solventa el problema, que el parking sea gratuito», ha reclamado al respecto.

Por otro lado, el calendario de movilizaciones previsto contempla continuar con las concentraciones a la entrada del hospital a las 7:30 y las 14:30, excepto los festivos, porque la afluencia de trabajadores en el turno de mañanas es menor, según han explicado el portavoz sindical. Además, las protestas contra el parking de pago incluyen una recogida masiva de firmas «en defensa de los derechos de los ciudadanos y no tan solo del personal de Son Espases».

DEFICIENCIAS EN EL SISTEMA DE BARRERAS

Por su parte, el representante del Sindicato de Enfermería (Satse), Juan José Fernández, ha señalado que «alguien con muy mala fe» culpó ayer a los sindicatos del colapso de Palma cuando en realidad, ha dicho, se debió a que «el sistema de barreras de entrada al aparcamiento no es ágil». «Si unas personas cruzan el paso de cebra, se colapsa la ciudad, alguien tendría que hacer la maletita y dimitir» ha añadido al respecto.

Por este motivo, ha insistido, «no fuimos los causantes del atasco en Vía de cintura», al tiempo que ha remarcado que existe un «problema estructural» que radica en que el sistema de barreras de entrada no permite la fluidez de tráfico por el recinto hospitalario, que a su vez desemboca en las rotondas de acceso a Vía de cintura, ha precisado Fernández.

En este contexto, ha lamentado que el hospital de referencia de la Comunidad no tenga plazas suficientes para dar respuesta a la demanda de usuarios, por lo que «estamos a punto de empezar a pedir dimisiones a granel», ha advertido.

Desde UGT, Miguel Angel Romero, ha hecho hincapié en los inconvenientes que representa la externalización de los servicios públicos, puesto que ha quedado demostrado que «a medio y largo plazo cuestan más dinero y la calidad disminuye». «La empresa ha entregado el hospital con prisas, y aquí están apareciendo los problemas», ha lamentado.

Romero ha señalado que la solución vendría por «dotar de un parking suficiente que case con el entorno donde está ubicado el centro» para lo que ha mencionado la existencia del solar que une el centro con el puente que está sobre la rotonda de Son Espases, como un lugar apropiado para ello.

Por su parte, el portavoz de USAE, Alejandro Juan, defendió la tarea que han desarrollado los profesionales de Son Espases «que se han hecho cargo del traslado en unas condiciones ínfimas». «Este hospital no se merece un diez, como dijo el conseller de Salud. Los que tienen una matrícula de honor son los profesionales», ha concluido.