Previous Next
14

El presidente del grupo Globalia, Juan José Hidalgo, justificó ayer, tras inaugurar un nuevo edificio en la sede corporativa de su grupo en Llucmajor, la prórroga del 'estado de alarma', «ya que es necesaria porque el país y las empresas aéreas y turísticas no pueden sufrir de manera constante las amenazas de los controladores aéreos».


Hidalgo, que estuvo acompañado en el acto inaugural por el president Francesc Antich, puntualizó que no se «puede vivir en la incertidumbre permanente generada por unos grupos elitistas con unos sueldos extravagantes. El Gobierno está actuando perfectamente para evitar que no vuelva suceder de nuevo el cierre del espacio aéreo español».


Acabar con las amenazas


Para evitar situaciones como las vividas el 3 y 4 de diciembre, Hidalgo manifestó que era vital una renovación de la actual legislación de huelga, que es «de hace 150 años. Colectivos como controladores, pilotos, conductores de autobuses o de trenes no pueden paralizar un país y causar pérdidas millonarias a las empresas y perjudicar a los ciudadanos. Las pérdidas económicas en nuegro grupo han sido enormes y ya es hora de acabar con esta situación, como es la de vivir siempre en un estado de amenaza. Los empresarios y las empresas no podemos vivir en esta coyuntura».


El president Antich se mostró también favorable de la prórroga del estado de alarma. «Todas las decisiones dirigidas a dar la máxima seguridad en un tema tan importante como es el transporte aéreo, desde mi punto de vista, bienvenidas sean», señaló.


Antich añadió que su deseo es que se encuentre «lo más pronto posible una solución definitiva para todos y, especialmente, para las comunidades que viven del turismo».


Respecto al anuncio de la privatización de las torres de control y aeropuertos, el presidente de Globalia manifestó estar de acuerdo con la decisión del Gobierno, porque «con esta medida el sector privado es más eficiente que el público, ya que los empleados públicos tienen garantizado un sueldo y los primeros dependen de la cuenta de resultado de las empresas».


Además, Hidalgo se mostró partidario de un «sistema singularizado de cogestión aeroportuaria para los archipiélagos balear y canario, en atención a su condición de insularidad y de «gran dependencia del turismo».
Sobre la evolución de Globalia, dio a conocer que en 2010 «cerramos el ejercicio con un 10% de incremento de volumen de negocio y esperamos otro 10% en 2011».