Miquel Ramis, en los juzgados de Palma. | M. À. Cañellas

16

El propietario de la cadena hotelera Grupotel, Miquel Ramis, ha afirmado ante el juez instructor del caso Palma Arena que en 2007 dio empleo a Maite Areal, esposa del ex presidente del Gobierno balear, Jaume Matas, a petición de éste, y ha recordado que cobró por ello 60.000 euros brutos durante ese año, pactados de formal verbal y sin la existencia de un contrato laboral.

Así lo ha puesto de manifiesto durante la declaración que ha prestado en calidad de testigo ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3, José Castro, ante quien ha recordado que después de que el ex jefe del Ejecutivo autonómico le solicitara un puesto para su mujer, se creó una plaza para ella como relaciones públicas por un año, aunque ha negado que se hiciese como un «regalo», según han informado fuentes jurídicas a Europa Press.

El empresario, que se ha ratificado de este modo en la declaración que ya prestó en dependencias de la Guardia Civil, ha manifestado que Areal no tenía un horario determinado ni tampoco despacho en el hotel Valparaíso, pero ha defendido que la producción del establecimiento durante ese año se incrementó de forma notable respecto a otros periodos. Un hecho que, sin embargo, no ha atribuido al trabajo desarrollado por la mujer de Matas, imputada junto a él en el caso Palma Arena.

En el marco de este procedimiento se investiga la conexión que pudo producirse entre el presunto desvío de más de 50 millones de euros durante la construcción del velódromo palmesano y el tren de vida llevado por Matas durante su etapa como presidente, un enriquecimiento que no se correspondería con sus ingresos como máximo mandatario de la Comunidad Autónoma.