10

La Fiscalía de Balears esperará a que la Guardia Civil concluya la investigación sobre los delitos en los que podrían haber incurrido los controladores para decidir si citarlos o no, aunque avisa que, si se abre un procedimiento judicial por estos hechos, el encargado de hacerlo sería el juzgado competente.

Así lo indica hoy la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de las islas en una nota de prensa, en la que recuerda que la jurisdicción penal es competente para investigar el comportamiento de los controladores hasta las 13.00 horas del pasado sábado, momento en el que se decretó el estado de alarma y estos trabajadores pasaron a regirse por la jurisdicción militar.

«Es la Guardia Civil, al haber sido comisionada por esta Fiscalía, la encargada de investigar los hechos y recibir las primeras declaraciones», apunta el comunicado, que destaca el esfuerzo que está haciendo el instituto armado para el esclarecimiento de las posibles responsabilidades penales de los controladores al abandonar sus puestos de trabajo.

El ministerio público califica estos hechos como «muy complejos» y añade que la Guardia Civil ya presentó el pasado miércoles la primera parte de las diligencias en la Fiscalía de Baleares.

«Una vez que se haya remitido el atestado completo y se haya estudiado se acordará lo procedente», agrega la nota, y avisa acto seguido de que la Ley de Enjuiciamiento Criminal dispone que el fiscal dejará de investigar en el momento en que exista un procedimiento judicial sobre los mismos hechos.

De esta manera, explica que, una vez practicadas las diligencias acordadas y en el caso de que se haya abierto un procedimiento judicial, «se remitirán las actuaciones por esta Fiscalía al órgano judicial competente».

La nota recuerda que ayer se celebró en Zaragoza la Junta de Fiscales Superiores de las Comunidades Autónomas y que se trató lo relativo a los incidentes ocurridos en los aeropuertos los pasados días 3 y 4, con el objetivo de unificar criterios de actuación del ministerio fiscal.

Añade que la Fiscalía de Balears abrió una investigación el mismo día 4 y pidió a la Guardia Civil que investigara los hechos, identificara a las personas responsables e instruyera el correspondiente atestado hasta las 13.00 horas, cuando se decretó el estado de alarma.

Expedientes

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) ha abierto 71 expedientes a controladores del tráfico áreo que abandonaron su puesto de trabajo el viernes y sábado de la pasada semana en los aeropuertos de Balears (Mallorca, Eivissa y Menorca), de un total de 440 que se ausentaron de su lugar de trabajo en el resto de aeropuertos del país.

El viernes 3 de diciembre, se abrieron 41 expedientes, 25 en el Centro de Control de Palma, 11 en la Torre de Palma, 2 en Menorca y 3 en Eivissa. El sábado 4 de diciembre, 17 expedientes correspondieron al Centro de Control de Palma, 5 en la Torre de Palma, 4 en Menorca y 4 en Eivissa.

Según el gestor aeroportuario, en torno a las 17.00 horas del pasado viernes, los controladores aéreos de turno en ese momento en las torres y centros de control de toda España «empezaron simultáneamente a declararse no aptos para seguir prestando el servicio y abandonando sus puestos de trabajo».

Ante ese abandono masivo, y para garantizar la seguridad del tráfico aéreo, AENA tuvo que ir reduciendo «paulatinamente la actividad en los centros y torres de control hasta llegar al cierre total cuando no hubo controladores en sus puestos para controlar el espacio aéreo», aseguró el gestor aeroportuario.

AENA acusó ayer a la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) de «intentar engañar a la opinión pública» negando que la decisión de los controladores aéreos de abandonar masivamente sus puestos de trabajo fue lo que obligó a cerrar el espacio aéreo el pasado fin de semana.