El secretario general de Turismo, Joan Mesquida, y el ministro Miguel Sebastián. | Efe

La supresión de la Secretaría de Estado de Turismo para ser reconvertida en Secretaría General de Turismo supondrá al Gobierno un ahorro al año de entre 250.00 y 300.000 euros y la reducción de tres asesores eventuales, según información facilitada ayer a este diario.

Este ahorro, calificado por el sector turístico de «ridículo» no se entiende en el actual contexto, aunque las mismas fuentes entienden la estrategia del Gobierno central para reducir el déficit público.

Fuentes de la Administración central señalan que el cambio de Secretaría de Estado a Secretaría General conlleva una reducción del salario de unos 800 euros mensuales para Joan Mesquida, medida que también tiene efecto en su director de gabinete, aunque en menor medida.

Noticias relacionadas

Reestructuración

Mesquida, con la reestructuración, tiene rango de subsecretario, mientras que el director de gabinete pasa a jefe de gabinete técnico. Asimismo, la medida afecta al equipo asesor, compuesto por unos tres trabajadores eventuales. Sin embargo, los mismos tendrán que ser sustituidos por funcionarios, con lo que el ahorro de personal queda minimizado completamente.

En el cómputo general, las mismas fuentes indican que el ahorro de salarios es muy poco significativo, así como la reducción de costes, como lo demuestra el hecho de que el cambio realizado únicamente supondrá un ahorro máximo de 300.000 euros al año para las arcas estatales.

Fuentes del sector turístico balear y nacional critican duramente todo lo sucedido, al mismo tiempo que ponen en tela de juicio la decisión adoptada por el ministro de Industria, Turismo y Comercio, «porque hay otros departamentos ministeriales que sí podían haber desaparecido, en concreto del Ministerio de la Vivienda o del Ministerio de Igualdad. Por la cantidad que se ahorra el Gobierno y el impacto mediático que ha tenido la medida, no tiene justificación alguna la decisión del ministro Sebastián», afirman.