Silvia Cano, Miquel Rosselló, Francina Armengol, Jaume Font, Antoni Pascual y Pedro Àlvarez, durante su comparecencia conjunta ante los medios.

0

Todos los partidos políticos del Consell de Mallorca alcanzaron ayer un principio de acuerdo que parece aventurar la aprobación de los presupuestos de la institución para el próximo año cuando aún quedan cinco meses para su votación definitiva.

Portavoces de todos los partidos comparecieron ayer junto a la presidenta Francina Armengol y el conseller d'Hisenda, Antonio Alemany, para anunciar la primera parte de este acuerdo: destinar 21 millones a ayuntamientos, empresas y expropiaciones. Antes de abordar formalmente el presupuesto de 2011, y si no se rompe la buena sintonía exhibida ayer, habrá que especificar otra serie de recortes para 'liberar' un total de 76 millones para fijar el definitivo tope de gasto.

Jaume Font, portavoz del PP, afirmó ayer que el acuerdo 'ayuda' a alcanzar un acuerdo sobre los presupuestos, aunque insistió en que no hay que adelantar acontecimientos e ir cumpliendo objetivos, poco a poco. Más optimistas se mostraron la presidenta del Consell y el portavoz de UM, Antoni Pascual, que consideraron que el acuerdo puede permitir resolver los problemas más urgentes en época de crisis y permite trabajar 'con la tranquilidad' de que los presupuestos no se prorrogarán: algo impensable en otras instituciones, también de Balears, con gobiernos en minoría.

Jaume Font recordó que había sido su partido el primero en instar al gobierno insular para acometer una serie de recortes, tanto este año como el próximo, para afrontar pagos a proveedores y garantizar la supervivencia de los ayuntamientos ante las medidas de Zapatero.

Crédito y superávit

El acuerdo alcanzado ayer se empezará a concertar en la sesión plenaria de hoy, la última del curso político. El pleno, por unanimidad, permitirá solicitar un endeudamiento de 11 millones de euros con cargo al presupuesto de 2010 (el próximo año ya no podrá endeudarse) que servirán para pagar facturas.

El resto de la deuda, vinculada sobre todo a expropiaciones, se afrontará con parte del superávit del ejercicio presupuestario de 2009 que tuvo la institución.

La presidenta del Consell de Mallorca, Francina Armengol, agradeció, especialmente, la actitud de UM y PP.

El acuerdo al que han llegado los grupos políticos del Consell incide en la necesidad de vincular una parte del superávit que se pueda tener este año, unos diez millones de euros, a inversiones en el plan de Obras y Servicios para los ayuntamientos. Este fue el dato que destacó el conseller de Cooperació Local, Miquel Rosselló (del Bloc) quien añadió que ése era «el camino correcto para llegar a acuerdos».

El 'uemita' Antoni Pascual, que llevó el área de Carreteras antes de la ruptura, destacó la voluntad de llegar acuerdos de su sustituto, el socialista Alemany, y dio por seguro el apoyo a los presupuestos de 2011 si la segunda fase de la negociación alcanza los mismos resultados que la primera.

Desde que Francina Armengol gobierna en minoría ya ha llegado a dos acuerdos de relevancia con la oposición, entre ellos el que permitió reformar el Plan Territorial para eliminar las polémicas áreas de reconversión territorial.