El empresario Jaime Fluxá salió esta tarde en libertad con cargos, tras haber declarado a lo largo de la mañana en las dependencias de la Policía Nacional, después de que ayer por la tarde fuera arrestado por su presunta vinculación con el caso Bomsai, que investiga el presunto desvío de fondos públicos durante el proceso de construcción de la nueva sede de la Conselleria de Salud y del parque de bomberos de Palma.

Así lo informaron a Europa Press fuentes policiales, que señalaron que el arresto de Fluxá, quien durmió una noche en los calabozos de la Policía Nacional, se trata de un «fleco» de la operación que se encontraba abierta y pendiente de resolver, aunque finalmente las pesquisas realizadas hasta el momento llevaron ayer al registro de la empresa del empresario, que habría actuado de intermediario entre la firma Atlas Capital y la empresa pública CAIB Patrimoni, investigadas en este procedimiento. Según la Fiscalía, Atlas pudo servir de tapadera para desviar los caudales públicos.

Y es que las pesquisas van dirigidas a averiguar si se desviaron fondos a empresas particulares a través de CAIB Patrimoni durante la construcción de la sede de la Conselleria y del parque de Bomberos, puesto que los contratos para la adjudicación del proyecto fueron acordados por la empresa pública.

Noticias relacionadas

Precisamente, las investigaciones sobre la adjudicación de ambos proyectos han llevado a denominar Bomsai (por separado, Bomberos-Salud-Islas) la nueva operación, en la que se indaga si se cometieron los presuntos delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y tráfico de influencias, entre otras posibles infracciones penales.

OCHO DETENIDOS

Con la detención y puesta en libertad de Fluxà, un total de ocho personas han sido arrestadas en el marco de la Operación Bomsai. Entre ellas se encuentran el ex director general de Tributos, Jorge Sainz de Baranda, de Emergencias, Joan Pol (ambos en libertad bajo fianza de 50.000 y 30.000 euros, respectivamente) y el ex director gerente de CAIB Patrimoni, Jaume Vidal, mientras que también está imputado el ex conseller de Economía, Lluís Ramis de Ayreflor, para quien la titular del Juzgado de Instrucción número 1, Margarita Bosch, decretó prisión eludible bajo fianza de 50.000 euros.

Mientras tanto, también ha declarado como imputado en el marco de este caso el ex presidente del Govern, Gabriel Cañellas, por estar relacionado con pagos supuestamente injustificados en el marco de esta presunta trama de corrupción, pese a que se desvinculó de estas posibles irregularidades y quedó en libertad con cargos.