El nuevo primer ministro japonés, Shinzo Abe (c), posa para una foto oficial en el Palacio Imerial junto al ex primer ministro y nuevo ministro de Finanzas Taro Aso (izda), y al ministro de Justicia, Sadakazu Tanigaki (dcha), en Tokio, Japón, el 26 de diciembre del 2012. EFE/ Kimimasa Mayama | KIMIMASA MAYAMA

0

El nuevo Gobierno japonés, del conservador Partido Liberal Democrático, salido de las urnas el pasado 16 de diciembre con una aplastante mayoría, ha anunciado nada más tomar posesión que revisará el apagón atómico dictado por el anterior Ejecutivo. A pesar de los recelos de la población debido a la catástrofe de Fukushima, el nuevo ministro de Energía, Toshimitsu Motegi, declaró que habrá que conectar a la red los reactores atómicos que reciban el visto bueno del regulador nuclear y que revisará el objetivo de que el país quede libre de las nucleares en los años treinta.

Shinzo Abe asumió el cargo de primer ministro de Japón con el reto de revitalizar la tercera economía del mundo, al borde de la recesión, mediante una batería de medidas y un cargo ministerial creado exclusivamente para potenciar el crecimiento. El nuevo ministro portavoz del Gobierno, Yoshihide Suga, quiso subrayar esta meta primordial al anunciar la composición del nuevo Gobierno japonés.

Primer objetivo

«El primer objetivo es recuperarnos del desastre (de marzo de 2011) y también revitalizar la economía», afirmó contundente. Ya en campaña, Abe, de 58 años y que ya fue primer ministro entre 2006 y 2007, prometió que adoptaría políticas destinadas a hacer que el Producto Interior Bruto (PIB) del país, actualmente en recesión técnica, vuelva a crecer en torno a un 3% anual. El tema nuclear sigue siendo importante, pero el nuevo Ejecutivo prioriza el crecimiento económico.

El nuevo puesto de ministro de Estado a cargo de la Revitalización Económica, creado por Abe exclusivamente para impulsar el crecimiento, ha recaído en uno de sus hombres de confianza, Akira Amari, político de 63 años, que fue ministro de Economía, Comercio e Industria entre 2006 y 2008.

Toshimitsu Motegi, de 57 años y exvicecanciller, fue el elegido para ocupar la cartera de Economía y Energía, y en él recaerá la responsabilidad de empezar a dilucidar cuál será el futuro energético de Japón tras el accidente en la central nuclear de Fukushima de 2011. El PLD se ha comprometido a estudiar durante los próximos 3 años si Japón, un país con una dependencia energética del exterior casi total, abandona o no la energía atómica.