Un marine estadounidense gesticula durante la ofensiva hacia Marjah, dentro de la 'operación Moshtarak'. | Reuters - GORAN TOMASEVIC

3

La operación a gran escala lanzada ayer por tropas afganas y extranjeras contra los talibanes en el sur de Afganistán «ha finalizado según lo previsto» y sólo ha encontrado una «resistencia esporádica» de los insurgentes, aseguró en Kabul el ministro de Defensa afgano, general Abdul Rahim Wardak, quien añadió que «lo previsto» significaba la ocupación de puestos estratégicos en poder de los talibanes. La primera fase de la 'operación Moshtakar' ya se habría cobrado la vida de tres soldados estadounidenses y un británico, así como la muerte de uno 20 talibanes.
El general Gordon Messenger, responsable del Departamento de Comunicaciones Estratégicas, afirmó en una conferencia de prensa que el arranque de la 'operación Moshtarak' «ha ido todo lo bien que podía haber ido», pero que se está en «la parte fácil» de la ofensiva.
En declaraciones en el Ministerio de Defensa, Messenger dijo que los militares que participan en la operación han logrado consolidar sus posiciones en el distrito de Nad-e-Ali, en la provincia de Helmand. «No hay complacencia.
Ganarse a los afganos
Todo el mundo entiende que ésta es la parte fácil. La difícil es la siguiente, la de tranquilizar a la opinión pública», declaró el general británico, quien subrayó que el propósito principal de la mayor ofensiva desencadenada en el país desde la invasión en 2001 es «ganar la lealtad de la población local».
Unos 15.000 soldados estadounidenses, británicos, afganos y de otros países de la OTAN participan en la operación, cuyo nombre significa «Juntos», lanzada en las primeras horas de ayer en la provincia de Helmand. Según las primeras informaciones, las fuerzas combinadas encontraron hasta ahora una «resistencia mínima» al ingresar con decenas de blindados y unos 60 helicópteros en la región, feudo talibán y mayor productor de opio del país.
Durante una conferencia de prensa celebrada esta tarde en la capital afgana, Wardak dijo que muchos talibanes abandonaron la zona con el comienzo de la operación. Sin embargo, «se espera que varios cientos sigan en la zona». Además, hay «informes de que están recibiendo refuerzos de provincias vecinas» y los insurgentes «minaron fuertemente» el área, por lo que las tropas «deben ser lentas en el proceso de despejar la región», añadió el ministro.
Un portavoz de la gobernación de Helmand añadió que en la mañana del sábado ya se había expulsado a los talibanes de 13 localidades.