Una urna en un colegio electoral. | ARCHIVO

25

La crisis económica y el consiguiente retorno de emigrantes a sus países de origen también afecta a la organización institucional de Baleares: la pérdida de población tendrá consecuencias en las elecciones municipales de mayo porque cuatro municipios de Mallorca tendrán a partir de mayo menos concejales que durante esta legislatura.

El descenso de población en Calvià, Puigpunyent, ses Salines y Valldemossa con respecto al padrón del 31 de diciembre de 2014 dejará a estas localidades con menos representantes municipales. En el caso de Calvià, son cuatro los concejales que se pierden, mientras que las otras tres localidades pierden dos. A estos municipios se suma la localidad de es Mercadal, en Menorca, que también pierde concejales.

En el lado opuesto se encuentran otras dos localidades mallorquinas, Campos y Esporles, que tendrán más ediles. Campos gana nada menos que cuatro al pasar de 13 a 17 y Esporles tendrá dos más y llegará a los once. Campos supera los 10.000 habitantes y Esporles, los 5.000.

El Gobierno aprobó el pasado mes de diciembre las cifras oficiales de población a 31 de diciembre de 2018, que son las que se toma de base para calcular el número de concejales que tendrá cada ayuntamiento a partir del 26 de mayo, fecha en la que se celebran las elecciones municipales.

La ley establece que los municipios con hasta 100 habitantes tienen tres concejales, los de 101 a 250 tienen cinco y, entre 251 y 1.000 corresponden siete concejales. Entre 1.001 y 2.000 habitantes, el número de concejales es de nueve; entre 2.001 y 5.000 son once y entre 5.001 y 10.000 son trece. Por último, entre 10.001 y 20.000 se eligen 17 concejales; entre 20.001 y 50.000 son 21 y entre 50.001 y 100.000, 25. A partir de ahí, crece cada 100.000 habitantes, pero siempre debe haber número impar.

La referencia que se toma son los datos de 2014 y de ahí que Calvià pierda concejales aunque haya aumentado población en el último año. Según los datos oficiales, en esa fecha tenía 50.328 residentes y el padrón oficial aprobado por el Ministerio le deja ahora en 49.333 habitantes. Esa pérdida de apenas mil habitantes le ha costado cuatro concejales y pasar de 25 a 21.

Ses Salines tenía 5.018 habitantes en 2014 y ahora tiene 4.877, lo que deja con once concejales en lugar de con trece al bajar de los 5.000 habitantes. Puigpunyent pasa de once a nueve concejales al bajar de los 2.018 habitantes de 2014 a los 1.967 de este año. Valldemossa también baja de los 2.000 y se queda en siete concejales.

El descenso de población en algunos municipios ha sido constante por la desaparición del padrón de muchos residentes extranjeros, pero en el ultimo año se ha visto una cierta ralentización de la caída. Los datos oficiales de población a 31 de enero de 2018 muestran que cuatro municipios de Mallorca han perdido habitantes con respecto al año pasado. De trata de Deià, Escorca, Maria de la Salut, Puigpunyent y Valldemossa. En otros municipios de Balears también ha bajado la población. Son Alaior y Sant Lluís en Menorca, Santa Eulària (Eivissa) y Formentera.