Los dos promotores del proyecto, Pedro Díaz Montañés de iSafra y Adolfo Vilafranca, gerente de Destilerías Xoriguer. Desde hace seis años se cultiva azafrán biológico en la finca Santa Margarita de es Mercadal bajo el nombre de iSafra. | Josep Bagur Gomila

0

No resulta frecuente encontrar ejemplos de colaboración empresarial entre el sector primario y el sector industrial de Menorca. Hace escasamente un mes se llevaba a cabo la presentación en sociedad de una nueva ginebra nacida de la creatividad y la unión de dos empresas menorquinas. Un proyecto innovador bautizado como Saffron Island Gin en el que se han mezclado dos productos nacidos en Menorca como el azafrán, que se cultiva en la finca Santa Margarita de es Mercadal, y el destilado que se elabora en el puerto de Maó bajo la denominación Gin Mahón. Una ginebra aromática y floral cuyo lanzamiento definitivo al sector de la hostelería está previsto que se lleve a cabo a partir de septiembre.

CONCEPTO. La idea inicial surgió hace dos años de iSafra cuando comenzó a pensar en nuevos usos para el azafrán biológico que cultiva en Menorca, un producto destinado a la alta gastronomía que llevan seis años impulsando y que han conseguido comercializar, no solo en restaurantes locales de referencia sino también entre cocineros con Estrella Michelin de la Península. El proyecto iSafra nació como una clara apuesta por su recuperación en la isla y como ejemplo sobre las posibilidades del campo menorquín.

Y es que el origen del azafrán se enmarca como unos de los cultivos más antiguos que se conocen de la humanidad y una de las sustancias más caras que se comercializan en el mercado. Su precio medio está rondando los 15 euros el gramo y para obtener un quilo se necesitan 140.000 flores. “Se nos ocurrían diversas iniciativas aparte de comercializar el azafrán. Nuestro objetivo tenía la vista puesta en potenciar otros productos locales de Menorca como el queso o el gin”, explica Pedro Díaz Montañés, propietario del negocio. Conocían algún antecedente de mezcla de ginebra con azafrán y decidieron trasladar su propuesta a Gin Xoriguer. “A nosotros nos encantó la idea porque estamos abiertos a innovar nuestra cartera de productos y a elaborar destilados de calidad en base al producto local”, explica Adolfo Vilafranca, gerente de Destilerías Xoriguer.

Por su tradición, su método de elaboración artesanal y su sabor genuino, se consideró era la ginebra que mejor se adecuaba e iniciaron las pruebas. “Valoramos el método de elaboración artesanal que mantienen y que implica la destilación en alambiques de cobre con más de dos siglos de antigüedad, así como el infusionado posterior. Estuvimos testeando resultados durante diversos días con Omar Zola y Nacho Homs de Isafra y el Brand Ambassador de Xoriguer, Joan Canals, hasta que conseguimos nuestro objetivo”, detalla un entusiasta Díaz Montañés. “Finalmente añadimos tres botánicos al Saffron Island Gin como el cardamomo, el pomelo y el aloe vera, en los que destacaba nuestro azafrán ya que le aportaba su singular color dorado y su peculiar sabor”, añade. El primer contacto con el consumidor para probar la bondad del producto lo llevaron a cabo en la Fira Arrels de Menorca, celebrada esta pasada primavera.

BOTELLA. Para su embotellado decidieron optar por una botella que fuera homenaje a la caneca, símbolo inequívoco del Gin de Mahón como una manera de subrayar la vinculación de Saffron Island Gin a este producto menorquín de referencia. “El nombre de Saffron Island Gin para este nuevo proyecto conjunto surgió también de la voluntad de aunar historia y tradición. En este caso, del azafrán descubierto por los británicos en una isla del mismo puerto de Maó y que fue bautizada como Saffron Island, actualmente conocida como Isla Pinto”, explica Díaz Montañés.