Ashome cumple 40 años

| | Palma |

Valorar:
preload
De izquierda a derecha, Juanjo Riera (FEHIF), Joan Molas (Conf. Española Hoteles), Francina Armengol (presidenta del Govern), Luis Casals (Ashome) y María José Aguiló (FEHM).

De izquierda a derecha, Juanjo Riera (FEHIF), Joan Molas (Conf. Española Hoteles), Francina Armengol (presidenta del Govern), Luis Casals (Ashome) y María José Aguiló (FEHM).

11-05-2018

Orgullosos de ser hoteleros. Este fue el mensaje que lanzaron desde la Asociación Hotelera de Menorca (Ashome) en la fiesta de celebración de los cuarenta años de su fundación, hace escasamente una semana, ante más de 200 invitados en el Hotel Cala Galdana. Un orgullo que surge por el hecho de estar contribuyendo al desarrollo económico de la isla desde 1978 y, sobre todo, con el objetivo de generar una conciencia colectiva de que del turismo forma parte toda la sociedad menorquina. Cuatro décadas en las que la entidad que fundó Gabino Sintes y que actualmente preside Luis Casals ha puesto de manifiesto su capacidad de trabajo y su contribución en el diseño de la política turística y hotelera llevada a cabo en Menorca.

ORÍGENES. La incorporación de pleno al sector turístico por parte de Menorca fue más tardía que en el resto del archipiélago, ya que la economía de la isla se caracterizó durante décadas por un marcado equilibrio intersectorial que la diferenció del resto de las Balears, tal y como evidencian estudios recientes. De hecho, el arranque del turismo de masas se produjo en un periodo cronológico que fue desde 1960 hasta 1977, año en el que precisamente se llevaría a cabo la primera reunión de la asamblea constituyente de la Asociación Hotelera de Menorca (Ashome).

El 17 de julio de 1977 se reunirían en la Cámara de Comercio de Menorca los representantes de los hoteles Los Cóndores, Pueblo, Hamilton, Milanos, Cala Blanca, Calan Bosch, Lord Nelson, San Luis, Noray, Los Gavilanes, Audax, Calan Blanes, Marítimo, Binivell, Eleynor, Aguamarina, Agamenón, Sur Menorca, Cala Galdana, Port Mahón, Santo Tomás, S’Algar, Apartamentos Rafalet y Vista Faro. “Existía una voluntad firme de crear la entidad porque con la llegada de los primeros turistas y la construcción de algunos hoteles y apartamentos a finales de los años 60 y década de los 70 surgió la necesidad de unir los esfuerzos de un sector emergente como el turismo”, explica Azucena Jiménez, gerente de la entidad desde hace cuatro años. De este modo, el 25 de abril de 1978 se ratificaban los estatutos y el 19 de mayo quedaba legalmente constituida la Asociación Hotelera de Menorca, cuyo fundador fue Gabino Sintes y su primer presidente Jordi Garriga. La primera junta directiva, además de Sintes y Garriga, contó con Fernando Allés, Sebastián Ferrá, Matías Oliver, Miguel Prats, Antonio Mas, Antonio Juliá, José María Ginabreda, Bartolomé Mercer y Joan Casals Thomas. La entidad contaba con un presupuesto de 1,2 millones de pesetas con el que se pretendía llevar a cabo campañas de captación de clientela. Para ello decidieron buscar un profesional externo que pudiera llevar el día a día de la entidad, un secretario que pudiese actuar como gerente, cuyo nombramiento recayó en Juan Juanico Petrus, que estuvo al frente de la entidad hasta su jubilación en 2014. “La larga trayectoria de Juan Juanico es la de la asociación, ya que aportó su talento y su conocimiento para contribuir a este diseño de la política turística y hotelera que se ha llevado a cabo en Menorca en las últimas cuatro décadas”, afirma su sucesora en el cargo. “De algún modo, él vivió en primera persona la evolución del turismo en la isla, desde su menosprecio hasta convertirse en la espina dorsal que es ahora del modelo económico menorquín”, añade Azucena Jiménez. Muy pronto Juanico se dio cuenta de que no debían mantener su sede social en la Cámara de Comercio y, al poco tiempo, se trasladaron al primer local que tuvo la entidad en la calle Isabel II de Maó para poder ganar independencia. Hoy tienen su sede en un edificio del polígono industrial de Maó.

HITOS CONSEGUIDOS. La capacidad de negociación, pero sobre todo la cultura turística y empresarial de Ashome, facilitó que se fuera incluyendo a la entidad en las mesas sectoriales para contribuir a la evolución de la economía insular. De este modo, la Asociación Hotelera de Menorca propició que se consiguiera crear en todos los ayuntamientos la concejalía de Turismo y participó en la redacción y ejecución de los diversos planes de excelencia y dinamización turística de los municipios de Sant Lluís, Ciutadella, es Mercadal o Alaior, consiguiendo inversiones públicas que rondaron los 14 millones de euros. Ashome tuvo también un papel decisivo, entre otras cuestiones, en la declaración de Menorca como Reserva de la Biosfera o en la apertura de una oficina del Instituto de Calidad Turística de España para el establecimiento de la Q de Calidad Turística, así como en la refundación de la actual Escuela de Turismo de Menorca para la formación de profesionales. También impulsó la mejora y modernización de urbanizaciones en lugares sensibles como Cala Galdana, Santo Tomás o Cala en Porter, e hizo mucho trabajo en defensa de los intereses de los empresarios, llevando un sinfín de contenciosos con las administraciones, algunos ganados y otros no.

RETOS ACTUALES. A lo largo de estos cuarenta años, la entidad ha pasado por distintas etapas que, en cierto momento, vieron incluso peligrar su continuidad por disputas internas, fruto de una división de criterios y pareceres. Por fortuna, en la actualidad, Ashome vive un momento asociativo estable y de gran vitalidad, con 400 asociados, 280 de los cuales corresponden a hoteles y apartamentos turísticos y 120 a la actividad de vivienda vacacional legalizada. “Tenemos muchos retos que superar juntos y que pasan, en primer lugar, por mantener una unidad en todo el sector turístico en los temas fundamentales, porque el turismo somos todos” afirma la gerente actual. “Asimismo Menorca tiene una amplísima variedad de establecimientos de alojamiento que están dentro de Ashome con velocidades y necesidades distintas, a los que debemos ser capaces de dar respuesta”, añade Jiménez. “Y por supuesto, debemos seguir en la defensa de los intereses de la entidad en los temas que nos ocupan y preocupan en la actualidad, como por ejemplo los debates insulares sobre la zonificación que dan cabida legal al alquiler vacacional, la modificación del Plan Territorial Insular o a nivel balear, la doble ecotasa o el reciente incremento del convenio colectivo de trabajadores, muy superior al de cualquier otro sector”, detalla la gerente.

A nivel tecnológico, Ashome también está dando pasos para reinventar lo que en su día fue un portal de reservas pionero, cuando los hoteles no disponían de página web y era complicado vender online. “VisitMenorca.com supuso una herramienta eficaz desde su creación en el año 2000 cuando no existían ni Booking ni otras plataformas. Ahora debemos reinventar este servicio para que vuelva a ser una palanca de ayuda para todos nuestros asociados”, detalla Azucena Jiménez. La gerente también destaca la formación continua como otro de los pilares en los que ha trabajado y trabaja la entidad, una de las grandes aportaciones para sus socios y que revierte en una mayor profesionalización del sector turístico de Menorca.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.