Triangle Postals: la editorial de las buenas ideas

| | Menorca |

Valorar:
Visto 89 veces
preload
Ricard Pla, uno de los fundadores, junto a Nura Mangadao y Alba Palet en la oficina de Barcelona.

Ricard Pla, uno de los fundadores, junto a Nura Mangadao y Alba Palet en la oficina de Barcelona.

04-07-2017

Dicen que la innovación surge de dejar de hacer las cosas como siempre se han hecho para transformarlas en algo mucho mejor. Triangle Postals es una pequeña gran editorial menorquina especializada en la edición de libros sobre turismo, arte, arquitectura y paisaje, que lleva incorporada esta vocación desde que empezó a aplicar la fotografía artística al mundo de las postales a principios de los años ochenta cuando a nadie se le había ocurrido, que posteriormente supo elaborar mapas documentados cuando Google no existía y que acabó por reinventar las guías turísticas de esta parte del Mediterráneo, creando un sello propio e inconfundible.

Sin duda una empresa vanguardista en todos los sentidos que ha sabido situar sus productos como claros referentes en el mercado, con un volumen de facturación cercano a los cuatro millones de euros, una plantilla de cuarenta y cinco empleados más un centenar de colaboradores externos, así como una sólida red de distribución nacional e internacional. La empresa de las buenas ideas cumple su treinta y cinco aniversario sin perder esencia menorquina radicada en Sant Lluís.

ORÍGENES. La amistad surgida entre Ricard Pla y Jaume Serrat, dos fotógrafos catalanes afincados en Menorca desde finales de los años setenta, fue el detonante para que naciera la idea de Triangle Postals en 1982. Ambos poseían un talento especial por la fotografía artística y enseguida se dieron cuenta de que el mercado de las postales estaba huérfano de buen gusto, saturado de clichés clásicos y rancios, con un producto que parecía haber caído en la obsolescencia y el estancamiento. Su apuesta por la innovación, tanto en los encuadres fotográficos como en el diseño, cuidando incluso los expositores y los acabados industriales consiguió mejorar la calidad y variedad de lo que se ofrecía en aquel momento. “Las postales transmitían una sensibilidad y una humanidad que no tenían las otras, con detalles de arquitectura o de paisaje que no se habían enfocado hasta la fecha”, explica Imma Planas, gerente actual de Triangle Postals.

Las primeras colecciones de postales que estos dos profesionales sacaron al mercado de Menorca tuvieron una gran aceptación y rápidamente extendieron su idea al resto de Balears. Desde su pequeño taller de cincuenta metros cuadrados en la calle Causan de Sant Lluís, con una ampliadora de fotografía, encuadraban a mano como si fueran dos artesanos para conseguir la postal perfecta. Luego se imprimía en Barcelona, donde ambos mantenían buenos contactos. La visión comercial de Jaume Serrat hizo que proyectasen la misma idea hasta la Costa Brava y toda la Costa de Levante, incorporando los primeros comerciales que ayudaban a acelerar sus distribución en cada ciudad. Este fue el caso de Juanjo Pons, fotógrafo de profesión que al principio se encargó de llevar la expansión en Menorca y el resto de Balears.

De la inquietud de Pla y Serrat por aplicar la fotografía al mundo de las postales, sale a la luz en 1991 la primera publicación de Triangle Postals, un libro fotográfico de gran calidad titulado “Barcelona Souvenir” dedicado a mostrar la ciudad condal como nadie hasta la fecha lo había hecho, con un enfoque turístico que supuso un punto de inflexión en la producción editorial que se estaba haciendo en aquel momento para mostrar la capital catalana. Fue su primer éxito de ventas como editorial, donde descubrieron el potencial que tenían, rodeándose de otros grandes fotógrafos como Pere Vivas, que con este título empezó a colaborar con Triangle Postals.

“En el fenómeno Gaudí también fuimos unos precursores. Cuando todavía no se estaba utilizando la figura del arquitecto universal para explicar la ciudad, nosotros ya publicamos las primeras colecciones fotográficas y libros de La Pedrera o de la Casa Batlló, entre otras, y esto también nos ayudó a consolidar nuestros productos como un referente”, añade la gerente de Triangle Postals. Después de constituirse como sociedad, en 1995 decidieron abrir un segunda sede en Barcelona para estar al lado de las grandes imprentas y controlar mejor el proceso editorial.

GUÍAS Y GAUDÍ. Otra de las grandes aportaciones al mundo editorial de Triangle Postals ha sido la edición de las guías turísticas. Se cumplen en 2017 treinta años de la primera que lanzaron al mercado en 1997, “Menorca, una volta per l’illa”, traducida a seis idiomas de la que ya se han hecho catorce reediciones y lleva más de 195.000 ejemplares vendidos. “Como siempre había otras guías y era muy común que las editoriales enviasen un fotógrafo a Menorca para que en una semana, recorriese toda la isla para poder sacar su propio producto. Nosotros estuvimos tres años para publicarla porque queríamos que tuviera rigor, con propuestas válidas para poder hacer excursiones, incluyendo fotografías aéreas, cuidando mucho el producto para que tuviese un buen contenido”, detalla Juanjo Pons, comercial de la editorial. Un año más tarde también publicaban su primera Guía del Camí de Cavalls, en un momento en el que empezaban las reivindicaciones por recuperar este recorrido circular de toda la isla.

Otro de los productos fueron los mapas cartográficos cuando no existía internet para consultar nada, haciendo un trabajo muy manual. Después de la guía sobre Menorca llegaron las primeras guías y fotoguías de la Costa Brava, de Mallorca, de la costa valenciana, de Girona y una larga lista que se fue sumando, como por ejemplo la guía oficial para Turisme de Barcelona, que ganaron en un concurso público y que se ofrece también en app para móviles y tabletas.

Al éxito que han supuesto las guías turísticas hay que añadir el reporte que les supuso la figura de Gaudí, con múltiples ediciones que, desde 2001 hasta la fecha, les ha permitido hacer mas de un millón de ejemplares del libro “Gaudí, introducción a su arquitectura”, con 34 reediciones, repartidas en once idiomas que ha significado su mayor éxito de ventas a lo largo de su fecunda trayectoria. También les han llegado numerosos premios que han reconocido la aportación de Triangle Postals en distintos momentos de su historia.

PRESENTE Y FUTURO. Su fondo actual de títulos suma un centenar, más de treinta libros temáticos que hablan de las Balears, entre los que destaca una quincena sobre distintos aspectos de Menorca y la cincuentena referidos a Barcelona y la figura de Gaudí. La empresa ha crecido en productos editoriales (láminas, pósters, o una línea de más de 90 calendarios distintos cada año) y también en metros cuadrados ya que con el paso del tiempo fue incorporando a su patrimonio distintas naves para poder almacenar toda esta gran cantidad de papel impreso, algunas de compra, otras de alquiler repartidas por Barcelona, Lliçà de Vall, La Bisbal, Mallorca, Formentera, Valencia, Almería y la última adquisición, en el polígono de Sant Lluís, en 2012.

Estos últimos años, con la crisis económica de por medio, han sido de transformación, con la salida de uno de los fundadores, Jaume Serrat, que tras su jubilación provocó que entrasen nuevos socios en la empresa. También se incorporaron otros valores, como Aina Pla, que se encarga de la coordinación editorial desde Menorca y que representa el relevo generacional. Uno de los retos actuales están siendo los nuevos formatos que combinan con el papel el contenido audiovisual y las nuevas tecnologías a partir de códigos QR o aplicaciones móviles, que permiten utilizar la realidad aumentada en sus postales. “Ahora nos falta la distribución digital. Es un mundo cambiante en el que muchas veces se juega con contenidos poco rigurosos donde no nos gusta entrar”, explica Aina Pla.

De momento, están preparando para la próxima temporada una guía mapa sobre Eivissa que les faltaba para completarla cuatrilogía de Balears.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.