El Lago Martel de las Cuevas del Drach de Porto Cristo fue el escenario idílico para el amor, para la ironía y la burla en la ópera bufa de Gaetano Donizetti. | Laura Becerra

0

Música y solidaridad para una noche de ensueño. El Lago Martel de las Cuevas del Drach de Porto Cristo fue el escenario idílico para el amor, para la ironía y la burla donde se dieron cita unos personajes inspirados en la comedia del arte. La opera bufa de Gaetano Donizetti Don Pasquale sedujo, ayer por la noche, a un entregado público que disfrutó de una entretenida representación con un elenco de lujo: la soprano Marga Cloquell, el barítono Carlos Daza, el barítono bajo Pedro Quiralte- Gómez, el actor Toni Gomila y el pianista Andreu Riera. Se interpretó una adaptación de esta ópera de tres actos, en versión reducida de Enric Lucena que fue muy aplaudida por parte de los asistentes.

Sobre las 21 horas empezó el espectáculo. Había mucha expectación. No solo es un encuentro cultural o social sino que un importante componente de solidaridad da la nota. El acto está enmarcado en el programa de actos que se celebran con motivo de las Festes del Carme de Porto Cristo. Es el tercer año consecutivo que se ha optado por representar esta ópera con tintes solidarios.

Reparto
El marco era incomparable y las voces de la soprano y los barítonos resonaron con fuerza junto con las notas del piano. Andreu Riera realiza un gran trabajo en el terreno musical. El actor Toni Gomila puso la nota divertida al acto consiguiendo arrancar las sonrisas a un entregado auditorio que disfrutó de la ópera y la representación. Los asistentes no solo se enamoraron de la obra sino que además contribuyeron a hacer realidad la construcción de una escuela en Perú.

En la presente edición los beneficios recaudados van destinados a las Germanes de la Caritat de Sant Vicenç de Paul que realizan una gran labor con los necesitados. El dinero irá destinado a los proyectos de estas religiosas.

El año pasado los asistentes pudieron disfrutar también de una opera de Donizetti, L’elisir d’amore y ya se contó con la colaboración especial de Marga Cloquell, Quiralte-Gómez y Toni Gomila. Los beneficios, en esta ocasión, fueron para la sonrisa médica.

Este evento en las Cuevas del Drac se está convirtiendo en un clásico y es una cita imprescindible en el calendario estival. El acto contó con representación política, del mundo cultural y social. El lugar donde se disfrutó del evento tiene un aforo de 700 personas que con su solidaridad han creado escuela y han contribuido a hacer posible una mejor educación para niños del Perú.