Ses Voltes de Palma ha sido el escenario de uno de los espectáculos más originales de la Navidad local. L’Adoració dels Tres Reis d’Orient, organizada por la agrupación Taula Rodona. | Youtube Última Hora

15

La primera ‘morcilla’ de la jornada le cayó al rey emérito, don Juan Carlos, por su afición a la caza mayor. Fue en la mañana de este domingo, durante la representación de L’Adoració dels Tres Reis d’Orient en Ses Voltes de Palma, un texto de Llorenç Moyà que interpretan personajes de la sociedad civil y políticos y que este año ha cumplido 34 ediciones, bajo la dirección de Bernat Pujol y Mateu Fiol, y que disfrutaron y aplaudieron más de mil personas.

El ingenioso, divertido y poético texto de Moyà sirve a los actores no profesionales para hacer un repaso de la actualidad del año anterior, con glosas que intercalan entre los versos del dramaturgo. En esta ocasión hubo de todo y para todos y la política volvió a ocupar buena parte de esas ‘morcillas’, como se dice en el argot teatral. Sin embargo, las muertes violentas de mujeres o los abusos sexuales y violaciones sucedidas, tanto en 2018, como en lo que va de año, resonaron, como un clamor, y hasta el diseñador del vestuario, Rafel Pizarro, se hizo eco recurriendo al color morado, símbolo de la lucha feminista, en los atuendos de varios de los personajes. También hubo claras alusiones al duro viaje de los inmigrantes por el Mediterráneo con la correspondiente petición a los gobernantes para que se muestren generosos en su acogida. El rey Herodes, encarnado por el periodista Joan Carles Palos, resumió ambos asuntos con una glosa bien rimada: «I és que el món s’ha capgirat!/Mirau quanta gente perilla, amb la vida a la motxilla/cercant pau i llibertat./I què troba? Mort i mal!/Com les dones inmolades,/màrtirs de les estocades/del masclisme criminal».

También se pidió a los presentes que no viertan suciedad en los mares, especialmente en el que nos rodea. Cada año, cientos de voluntarios, a los que el pasado verano se unió la reina Sofía, extraen toneladas de basura que afecta a los animales marinos, a la posidonia y a los humanos.

Humor y reivindicación son las claves de una función para la que Pizarro despliega su agudeza sin dejar nada al azar. El vestuario está cuajado de simbología subliminal con la reivindicación como bandera. Las capas de los Magos de Oriente fueron un claro ejemplo. Confeccionadas a base de plástico, la exterior llevaba cosida toda clase de porquería como colillas, vasos, botellas, y la más elegante, un bonito bordado que imitaba las hojas de la posidonia. La irrupción de la extrema derecha en las pasadas elecciones andaluzas fue utilizada como ‘arma arrojadiza’ entre los políticos de diferente ideología presentes en el elenco, y Pizarro creó para el dimoni, la cantante y speaker Vicky Pienazieck, una capa cruzada por un rayo con los colores de la enseña de dicha comunidad, verde y blanco.

Noticias relacionadas

La libertad de expresión y la de los presos políticos o las referencias a la república fueron muy aplaudidas por una parte de los asistentes. También se aludió al alcalde Noguera y al concejal de Cultura, Llorenç Carrio, este último presente en Ses Voltes, por el traslado de la silla de Maceo a Cuba, y al president Miquel Ensenyat, por la autopista de Campos.

Una napoleónica generala, Petra Cerdà, llegó a escena en uno de esos artilugios tipo bicicleta que, junto con los patinetes, son el terror de quienes van a pie, utilizan silla de ruedas o sufren alguna minusvalía, como recordó el delegado de la ONCE, Josep Vilaseca.

Adoració dels Reis en ses Voltes