Margalida Moner junto a Joan Rotger y Pep Carrillo, durante una pasada rueda de prensa. | J. J. Monerri

4

La directora gerente del Teatro Principal, Margalida Moner, ha negado este miércoles que haya vetado a ningún artista, así como contrataciones irregulares a favor de personas afines al PP y ha defendido que deja una entidad con las cuentas «saneadas».

Moner ha comparecido ante la Comisión de Buen Gobierno y Transparencia del Consell de Mallorca en una sesión privada y al concluir ha resaltado en declaraciones a la prensa que ha acudido «de forma voluntaria».

«En este teatro no se ha vetado a nadie porque todas las personas que han salido en prensa han estado y actuado en el Teatro Principal, todos han tenido las mismas oportunidades, antes no era igual», ha señalado Moner.

En su opinión, los vetos de los que hablan los artistas se deben a la cercanía de las elecciones y a que no pueden decir que el Teatro Principal «es un desastre» como afirmaron al inicio del mandato de Moner, ya que ahora no lo es, ya que nunca antes había contado con tanta afluencia de público y buenas críticas.

Cuentas saneadas

La directora se ha mostrado «contenta» y «orgullosa» del Teatro Principal que deja a finales de legislatura, ya que lo que encontró embargado, con «una habitación con cajas vacías» y una deuda de 2,1 millones de euros, entre el embargo e intereses, y facturas pendientes de pago por 1,4 millones desde 2008.

Ha defendido que con solo 2,4 millones de euros de presupuesto ha conseguido pagar a proveedores y artistas, sanear las cuentas, no deber «un céntimo a nadie» y colocar el Teatro Principal «en el lugar que se merece».

Moner ha negado también que se hayan producido contratos irregulares en el teatro, como denunció el PSIB-PSOE, que afirmó que se habían producido contratos en el Principal que no cumplían con el código ético y de buen gobierno del Consell para contrataciones públicas, y se había dado preferencia a personas afines al PP.

«Eso no es verdad y se puede demostrar producción por producción de la gente que ha formado parte del elenco del teatro», ha manifestado la directora del Principal.

Los grupos de la oposición en el Consell de Mallorca (PSIB y MÉS) han expresado su insatisfacción por las explicaciones de Moner ante la comisión de Transparencia porque se ha limitado a decir que «no ha vetado a nadie» y han vuelto a pedir su dimisión.

El conseller socialista Frances Dalmau ha dicho que Moner ha admitido ante la comisión que las decisiones del teatro las toman ella y dos responsables de la dirección artística, por lo que, en su opinión, es «creíble» el veto del que hablan actores y actrices.

En relación a las supuestas contrataciones irregulares, Dalmau ha dicho que su grupo espera el «informe del secretario técnico de Cultura» sobre este asunto.

«Hasta que no tengamos el informe no nos manifestaremos», ha precisado el socialista, que ha detallado que estos contratos irregulares se refieren a un grupo de personas que «eran un plantilla en 'B'» dentro del teatro.

Ha recordado que a inicios de esta legislatura se despidieron a ocho personas de la entidad que luego fueron indemnizadas con 50.000 euros cada una.

El portavoz del grupo MÉS en el Consell de Mallorca, Joan Font, ha insistido en que Moner debe rectificar ante los artistas y si no dimitir.

Para Font el argumento de la directora del Principal de que no ha vetado a nadie porque muchos de los que así lo han dicho han trabajado en el teatro no es válido.

Ha recalcado que Moner no ha negado las palabras, incluso de amenazas, de las que hablan los artistas que denunciaron un supuesto veto.