Los músicos levantaron partituras durante el pleno celebrado ayer en protesta por los recortes de su presupuesto. | Joan Torres

33

Los músicos de la Orquestra Simfònica vistieron ayer de gala. No para ofrecer un nuevo concierto, sino para intervenir en el pleno del Ajuntament de Palma y mostrar su rechazo «al brutal recorte del presupuesto» de 2012, un 32%, que Cort aprobó finalmente sin el respaldo de la oposición. Sebastià Pou, portavoz del Comité de Empresa de la formación, denunció que la orquesta es «inviable» con estas cuentas -Cort aportará 1,4 millones de euros-, así se lo explicó a todos los grupos y exigió que «el Ajuntament invierta la cantidad de dinero que le toca».

Los partidos de la oposición respaldaron las reivindicaciones de la Simfònica e instaron al equipo de gobierno de Isern a dar marcha atrás al recorte presupuestario. El regidor del PSM-IV-ExM, Antoni Noguera, reprobó la actuación del gobierno municipal y recordó que en enero presentaron una proposición en apoyo de la Simfònica. «La cultura es un motor social y económico para salir de la crisis; cultura para salir de la crisis», espetó, provocando una gran ovación del público.

Por su parte, el socialista Andreu Alcover propuso destinar los 394.000 euros anuales de la Escuela Municipal de Música a la Simfònica y que ésta se hiciese cargo de la primera. «Si protestan de esta manera es porque se ven en peligro. Si no lo hacen por la cultura, háganlo por el turismo», solicitó Alcover. Desde el Comité de Empresa de la orquesta, Carlos Fortea, se preguntó: «¿Y qué pasa con los profesores de este conservatorio? Nosotros no queremos perjudicar a otros colectivos». Por su parte, Fernando Gilet, regidor de Cultura, calificó esta propuesta socialista como «un brindis al sol para quedar bien delante de los músicos. Nos ha sorprendido mucho». El concejal de Cultura añadió: «Estamos haciendo muchos esfuerzos, pero nos hemos encontrado con una deuda de casi dos millones de euros heredada, no sé si por una mala gestión del propio consorcio o de los autoridades que gobernaban en ese momento. No se puede olvidar que nosotros tenemos a la Banda de Música de Palma, que se sostiene únicamente con el esfuerzo de Cort».

El teniente de alcalde de Economia, Julio Martínez, respondió a la oposición que «hay decisiones que no las tomamos nosotros» y aseguró que «no podemos dar dinero a la Simfònica porque tenemos un déficit de 32,2 millones de euros». Además, recriminó a los partidos de la oposición que no hayan presentado ninguna alegación a los presupuestos para destinar dinero de otras partidas a la Simfònica. «No se acordaron de ellos», espetó.

Martínez instó a la Simfònica a pedir dinero a otras instituciones y destacó que este año Cort destinará más de cinco millones de euros a la música. «Todos se pasan la pelota», valoró Carlos Fortea, quien aseguró que la Orquesta seguirá pidiendo que «busquen una manera de arreglar esto. Siguen con el mismo discurso, pero no buscan soluciones». No hay dinero para pagar las nóminas, alertan los músicos. «¿Nos van a echar a la calle?», se preguntan.