El director del ballet ruso, Timur Fayziev, junto a dos bailarinas. Foto:JOAN TORRES

0

El ballet tiene gran acogida en la Isla. Lo justifica el Ballet de Moscú, que ya ha venido cuatro veces este año. El Lago de los Cisnes se representó ayer en el Auditòrium de Palma y hoy es el turno de El Quijote , ambos de la citada compañía. Será a las 21.00 horas.

Después de 20 días de gira por Canarias, el Ballet de Moscú llega a la Isla con una obra nueva: El Quijote . Este montaje ha sido reclamado por el Teatro de la Ópera de Roma. Según el director del espectáculo, Timur Fayziev, lo que atrae de este show es «el dinamismo del protagonista».

Fayziev argumenta que el Quijote de la obra original de Cervantes es un personaje mucho más estático de lo que se puede apreciar en el ballet. Sin ánimos de caer en la pedantería, el ruso declara que la técnica y expresividad del ballet es el máximo nivel que se puede alcanzar a nivel internacional. Después de haber recorrido el mundo entero, el director expresa su ilusión «por volver a estar aquí y hacer que nos sentamos como en casa». «Es nuestro escenario más querido», dice por el cariño que transmite el público mallorquín. El éxito de la película El Cisne negro , Fayziev es consciente de que servirá de aliciente para su ballet, pero no comparte lo que se expone en el filme. «Si ensayas durante un año, ese nivel de estrés que tiene la protagonista no lo debería tener», explica.

Encontrar a un don Quijote no ha sido trabajo sencillo para el director ruso. «Hemos encontrado al personaje ideal, él es así en la vida real. En cada baile busca ese amor de Dulcinea». Fayziev concluyó la comparecencia con los medios confesando que «cada vez que nos vamos beso el suelo del escenario como una tradición de agradecimiento».