Fallece Pau Fornés, un artista polifacético que convirtió la pintura en su razón de ser

El autor murió en Palma a consecuencia de una insuficiencia respiratoria a la edad de 75 años

|

Valorar:
preload
Pau Fornés trabajó diferentes campos artísticos.

Pau Fornés trabajó diferentes campos artísticos.

El pintor mallorquín Pau Fornés falleció ayer a los 75 años de edad a consecuencia de una insuficiencia respiratoria. El artista, que murió en la Clínica Rotger, también se atrevió con el teatro, la cerámica, la escultura o la restauración de muebles. El tanatorio de Son Valentín acogerá hoy por la mañana el velatorio. La última exposición de Fornés se realizó en el Casal Solleric en 2001. La muestra reunía obras realizadas entre los años 1954 y 2001. La comisaria María José Corominas señaló por aquel entonces que la retrospectiva permitía ver «la trayectoria de un hombre vitalista y sentimental, gran pintor y con un inmenso oficio, un hombre con una estética cálida y con un gran sentido de la autenticidad».

En 2005, el Ajuntament de Palma compró 14 lienzos del artista. Rogelio Araújo, regidor de Cultura de Cort, recordó ayer la operación. «En esos momentos, Fornés no se encontraba en una situación económica muy buena y, el Consistorio, decidió ayudarle adquiriendo algunos de sus cuadros». La operación sirvió, también, para «reconocer los años de trabajo de Fornés». Las obras están ubicadas en diferentes dependencias municipales. A pesar de empezar su carrera bajo las directrices de Pere Quetglas «Xam», Pau Fornés puede considerarse como un autodidacta. «De joven manifestó una gran destreza por el dibujo y fue uno de los primeros en separarse del lenguaje postimpresionista de influencia local que dominaba el panorama artístico isleño», según la Gran Enciclopèdia de la Pintura i l'Escultura a les Balears. Residió en Madrid y Barcelona, aunque su primera exposición fue en el Círculo de Bellas Artes de Palma.

Fornés definió su lenguaje desde el principio, lenguaje al que se mantuvo fiel. «Las figuras estilizadas, de grandes ojos y largas manos, que protagonizan su obra, aparecen envueltas de una atmósfera lírica y fantasiosa, y de flores, frutas y objetos propios de las naturalezas muertas». Los temas clásicos fueron una constante en sus pinturas, además de una gama cromática extensa. «Óleos y acrílicos aplicados sobre tela o papel conforman el grueso de su obra». De su producción teatral destaca Aristine. Fornés realizó murales para entidades públicas y privadas, además de varias piezas de temática religiosa como el retablo del altar mayor de Santa Catalina Tomàs de Palma. Durante algunos años fue glosador de Ultima Hora.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.