Rafael Nadal se cruza esta próxima madrugada con Berrettini en las semifinales de un torneo que le puede abrir las puertas del deseado 21 Grand Slam. | Reuters

0

Acostumbrado a partidos de leyenda, a citas con la historia, Rafael Nadal Parera tiene esta próxima madrugada (4.30 horas, Eurosport) otra oportunidad para entrar en el Olimpo. El tenista mallorquín se enfrenta al italiano Matteo Berrettini, número 7 del mundo, en las semifinales del Abierto de Australia. En el caso de victoria, el tenista ‘manacorí’ volvería a una final en Australia, algo que no logra desde la edición de 2017, para intentar convertirse el domingo (ante el ganador del Medvedev-Tsitsipas) en el primer tenista de la historia en conquistar 21 Grand Slam.

Salir de ese club de los 20, que integra junto a Roger Federer y Novak Djokovic, y entrar en la historia del deporte es uno de los objetivos que persigue Nadal en este primer grande de la temporada. La empresa, que se antojaba improbable hace apenas unas semanas, cuando ni siquiera estaba definido que acudiera a Australia, está cada vez más cerca.

El tenista mallorquín, de 35 años y después de seis meses sin jugar, ha ido superando obstáculos apoyado en su innata fuerza mental. Una vez en semifinales, después de un duelo agónico ante Denis Shapovalov en el que superó hasta un golpe de calor, Nadal y su cuerpo técnico comienza a vislumbrar ese histórico 21 en el horizonte.

En relación a este tema, el exnúmero uno mundial Carlos Moyà, entrenador de Nadal, aclaró también que el equipo prefiere no hablar de la posibilidad de que Nadal podría convertirse en el tenista más exitoso de la historia con 21 ‘majors’ aunque admitió que sueñan con ello.

«Obviamente se sueña pero no se habla. El 21 no lo hablamos, sabemos que está ahí y la presión existe, la manera de afrontarlo es no darle importancia. Se hablará si se consigue a partir del domingo», señaló durante una entrevista concedida a la Cadena Cope.

Nadal, número 6 de la ATP y campeón del Open de Australia 2009, derrotando en la final a Roger Federer en cinco sets tras cuatro horas y media, perdió en la edición de 2020 en cuartos de final ante Thiem en cuatro sets (7-6, 4-6, 7-6, 7-6), mientras que la temporada pasada fue ante Tsitsipas en cinco mangas.

Ahora, se enfrenta a Matteo Berrettini, que también se fue a cinco sets para derrotar al francés Gael Monfils en cuartos de final (6-4, 6-4, 3-6, 3-6, 6-2). El italiano ya se fue a cinco mangas y al súper tie break del quinto parcial en la tercera ronda ante el joven español Carlos Alcaraz.

Precedentes

El cara a cara entre Rafael Nadal y el tenista italiano es favorable para el mallorquín. Precisamente, también fue en la penúltima ronda de un Grand Slam, en este caso el del US Open 2019, y el tenista balear se impuso a Matteo Berrettini por un rotundo por 7-6, 6-4, 6-1

En relación al nuevo estilo con el que Nadal va afrontando el paso de las temporadas, Moyà afirmó que su pupilo cometió el mayor número de dobles faltas de su carrera durante su partido de cuartos de final ante el canadiense Denis Shapovalov (14) y que, sin embargo, el servicio le dio el partido

«Eso se llama evolución. Fue el día que más dobles hizo de su carrera pero ganó el partido gracias al saque», explicó. Moyà detalló el golpe de calor que sufrió su pupilo y cómo pudo revertir una situación muy adversa ante un Shapovalov que fue de menos a más.

«Perdió cuatro kilos tras el partido, la deshidratación fue grande. Suele sufrir en esas condiciones. Había hecho todas las cosas bien, así que no esperábamos que iba a ocurrir a la hora y media de juego. Era ganar un set entero ante un jugador que estaba siendo mejor que él. Al final se juntaron el mal juego de Shapovalov y la fortaleza mental de Rafa», argumentó.

«Se recupera pronto de un golpe de calor. No he estado con él esta mañana pero imagino que habrá tenido días mejores. La clave es que va a tener un día extra que nos va a venir de perlas porque jugará el viernes», agregó.

Moyà desveló también que «ni en el escenario más optimista» pensarían que el ganador de 20 grandes alcanzara las semifinales. Pues ahí está. Esta próxima madrugada, su enésima cita con la historia para alcanzar la final... que le puede dar su Grand Slam número 21. Palabras mayores.