El tenista español Rafael Nadal se seca el sudor durante la final del "Torneo de Maestros" de Londres. | Efe

1

El gran partido de Roger Federer dejó una lectura muy sencilla para Rafael Nadal: «Cuando el rival juega mejor que tu solo puedes felicitarle». El mallorquín admitió la superioridad del suizo y aseguró que «no es el momento» de tratar el cansancio acumulado en las semifinales. El 'manacorí', que calificó como «fantástica» la semana que ha vivido en el O2 Arena de Londres al acumular triunfos de prestigio en un escenario poco propicio, tiene ahora unos días de descanso en los que saborear una temporada que considera «irrepetible».

«Roger (Federer) ha hecho un partido increíble y yo tuve mis opciones en el segundo set y al comienzo del tercero, pero jugó mejor y solo puedo felicitarle por la victoria y porque ha estado fantástico toda la semana», analizó Nadal, que al ser cuestionado por el cansancio acumulado valoró que «todo el mundo es libre de opinar, pero no voy a ser yo el que diga que he perdido por el cansancio. Cuando Roger juega así es muy difícil de parar. He estado ahí, he hecho todo lo posible, pero no ha sido suficiente».

Gran resultado

El flamante finalista del Masters tenía claro que la derrota en la final no iba a empañar su buen balance en las Finales ATP. «Ha sido una semana fantástica porque he ganado a cuatro top 8 en una superficie muy difícil y esto es una gran noticia para mí», dijo el 'manacorí', que valoró el hecho de haberle arrebatado un set a Federer, del que dijo «cuando juega así es muy difícil de parar».

El número uno del mundo apenas tendrá tiempo para descansar y empezará a preparar el próximo curso desde la semana que viene. Ahora que echa la vista atrás reconoce que no puede quedarse con un solo momento del año y apunta a Mónaco como un escenario determinante. «Después de once meses sin ganar te das cuenta de lo difícil que es conseguir trofeos. Fue difícil asumir la lesión de Australia y la clave fue sentir que jugaba bien aunque no ganase. Lograr el título en Montecarlo lo hizo todo más fácil, porque me deshice de toda la presión y la ansiedad», recordó.

Empezar de cero

El mallorquín no duda en considerar el 2010 como una temporada «irrepetible» por unos éxitos que no van a hacerle cambiar su mentalidad y su forma de trabajar de cara al próximo curso. «Llevo seis años en el top 2 y cuando empiezo una temporada siempre empiezo de cero. No pienso en defender puntos. El primer objetivo a largo plazo es lograr la clasificación para el Masters, pero procuro empezar de cero cada día y cada temporada. La presión será la misma y el objetivo también: jugar bien», explicó.

Nadal apreció que no hay muchos cambios del Federer que se topó en la final del Masters 1000 de Madrid con el que se encontró ayer y achacó su falta de grandes resultados a «la mala suerte». Además, también dijo sobre su relación con él que «jugar grandes momentos de nuestras carreras juntos ha hecho que nos apreciemos más. Nuesta relación es muy buena, muy respetuosa y solo puede mejorar pasando más tiempo juntos como haremos ahora en diciembre jugando partidos benéficos en Madrid y Zúrich. Hemos jugado por cosas muy importantes y con momentos de mucha tensión sin que hayamos tenido problemas, por lo que no creo que haya rivalidad».