El delantero del Mallorca Vedat Muriqi durante el partido de la vigesimo ternera jornada de Liga que el Mallorca y el Cadiz. | Efe

16

Uno de los sueños del Mallorca y el mallorquinismo en el mercado de invierno se ha esfumado de forma definitiva. Vedat Muriqi, el gran deseado para ejercer como referente de la delantera el próximo curso 2022-23, se ha despedido del club y de los aficionados bermellones a través de un comunicado en sus redes sociales antes de que se haga oficial su incorporación al Brujas. La SAD balear no ha podido llegar a las pretensiones económicas del Lazio, que buscaba la salida del delantero kosovar mediante un traspaso que finalmente ha llegado desde la liga belga.

«Aficionados, cuerpo técnico , compañeros y toda la isla de Mallorca; gracias por estos maravillosos sesis meses. Mi corazón está con vosotros y siempre será bermellón», concluye el mensaje del delantero, que firma su carta con un «vuestro pirata Muriqi». El que será nuevo jugador del Brujas se ha confesado «feliz» por lograr el objetivo de la permanencia, que considera que «no hubiera sido posible sin vuestra fuerza y apoyo» en referencia a los seguidores bermellón.

Llegado en el mercado de invierno, Muriqi fue una pieza clave en la salvación. Más allá de Sus cinco goles en 16 encuentros, se ganó el cariño de la grada por su implicación y compromiso y le dio al equipo un juego reconocible generando peligro a través de su juego aéreo y su capacidad para jugar de espaldas. El sentimiento entre el delantero y la grada ha sido mutuo, tal como él mismo ha reflejado en su mensaje de despedida: «El cariño que me habéis demostrado desde que pisé la isla por primera vez, el haberme visto como un auténtico mallorquín y quererme como lo habéis hecho, me ha hecho muy feliz. Me habéis hecho sentir como en casa desde el minuto uno», explica uno de los jugadores que más huella ha dejado en el curso 2021-22.