El jugador del Real Mallorca Take Kubo intenta asociarse con un compañero en un momento del partido ante el Levante en Son Moix. | CATI CLADERA

17

El difícil objetivo de la permanencia tiene este domingo en el Sánchez Pizjuán ante el Sevilla (22.00 horas) una función que puede ser clave para el devenir del futuro y concretamente para aumentar la fe en la salvación.

No hay que engañarse, en la previsión de puntos que uno puede hacer no suele contar con los que están en juego en Nervión, pero en estos momentos el Real Mallorca no puede hacer otras cuentas que no sea ganar. Hay que ir recuperando puntos con la zona inmediatamente superior y eso requiere de ganar hoy en Sevilla y esperar. Ganar y esperar. Porque en este escenario un empate puede ser un botín excesivamente corto mientras que perder dará alas a sus rivales.

Se medirán en el césped del estadio sevillista dos equipos que vienen de ganar en la última jornada y cuyos objetivos requieren de atrapar los tres puntos. Los de Lopetegui buscan asegurar la Champions y los de Moreno ganar para sobrevivir. No va más.

El Mallorca debe tener claro qué hacer y qué no hacer. Salir como salió en San Mamés será entregar el partido, mientras que aparecer sobre el verde enchufados al máximo como ante el Levante supondrá aumentar las posibilidades de victoria. Hay muchos futbolistas que poco a poco han ido creciendo en este fútbol post coronavirus. Reina sigue inmenso; Raíllo y Valjent tienen muchos minutos de buen fútbol; Pozo estará extramotivado y Baba, Dani Rodríguez y Salva han fortificado el centro del campo. Kubo ha encendido la bombilla de la confianza y el atrevimiento y Budimir y Cucho exhiben chispa y capacidad resolutiva.

Noticias relacionadas

Posiblemente sea por la necesidad de autoconvencerse de que es posible el milagro, pero lo cierto es que el equipo está dispuesto a dar pasos en firme hacia adelante. Cuando todo está perdido ya no hay nada que perder y eso parece haberlo entendido el equipo. Para salir a flote hay que ser valiente y atrevido el Mallorca ante el Celta y el Levante lo fue y mucho.

Deportivamente el equipo no cambiará mucho del que ganó al Levante. No queda otra que exprimir al máximo a los más entonados. Con el desarrollo del encuentro se verá qué movimientos puede hacer Moreno desde el banquillo. Existe la posibilidad de volver a jugar con tres centrales, pero no ha sido una fórmula que le diera buen resultado. Lumor no estará. Habrá que ver por la fórmula final del valenciano, pero sea con unos o con otros, este domingo hay que ir a por todas.